Velvet 3x14. El nuevo director pone patas arriba las Galerías

En el capítulo catorce de la tercera temporada llega la revolución a Velvet. El hijo de Enzo Cafiero, Marco Cafiero, llega a las Galerías como nuevo director, dispuesto a relanzar el negocio al mercado internacional y a poner orden. Lo peor del tema es que el italiano llega implacable y poniéndose demasiado serio y antepone el trabajo a la familia y el equipo al individuo para sacar, así, el máximo  provecho a las galerías. Y, por supuesto, estas exigencias no gustan a ninguno de sus trabajadores.

Marco Cafiero es el nuevo director de las Galerías Velvet.

Ana también está indignada por ello y, encima tiene el handicap de ver a Marco en el puesto de Alberto. La diseñadora se despierta pensando que sigue junto a su amado y que tienen una vida feliz juntos pero el golpe llega al darse cuenta de que esto no es cierto porque para ella Aberto ha desaparecido fatídicamente en un accidente de aviación.

Para colmo tiene revoloteando a su alrededor a su ex Carlos, quien le propone a la señorita Rivera cuidarla a ella y a su bebé para siempre. Ella se lo plantea y lo habla con sus amigas de todo ello sin, por supuesto, saber que Carlos está compinchado con el cartero para hacer que no le lleguen a Ana las cartas de Alberto.

Carlos quiere estar con Ana y para ello le oculta las cartas de Alberto.

Cristina se entera del embarazo de Ana y trama un plan para hundirla. De hecho, lo primero que hace es contarle al nuevo director la noticia y él no tarda ni un momento en decirle a su diseñadora fetiche, Philippe Ray, que con su buena nueva está poniendo en peligro su contrato.

Además, Marco se reúne en privado con la seductora Patricia, quien le hace sus propuestas y, trabaja mano a mano con Mateo (al igual que lo hacía Alberto) a quien llama Marco patillitas.

Otras historias

Por su parte, Mateo y Clara viven felices su compromiso y preparan con calma su boda hasta el momento en el que aparecen las madres de él para meter presión y cambiar la idea que los novios tenían de su futuro enlace: se niegan a que sea en el pueblo de Clara y quieren que la pedida se haga mañana mismo. Entonces, la novia llama a sus padres a Porrillos para darles la noticia. Choca el contraste entre sus progenitores que son gente muy sencilla y campechana mientras que los de Mateo son unos pijos redomados.

Clara y las chicas eligen modelito para la pedida.

Ana, Rita y Lucía se encargan de buscar el modelito de Clara para la pedida. Se prueba varios pero finalmente todas se deciden por un modelo en color rojo. Mateo también es asesorado por Raúl de la Riva para elegir traje.

El diseñador De la Riva tenía otra misión en este capítulo, la de esconder a su amigo (o algo más que amiga en el pasado), Toni (interpretado por el actor Alberto Amarilla), al que le sigue la policía por haberle pillado su esposa con un hombre. Curiosamente es Doña Blanca la que les ayuda a Raúl y a Toni en esa tarea.

Raúl de la Riva se ve obligado a esconder a Toni.

Y, el episodio terminaba de muy mala manera para Ana Rivera. Alguien se ha encargado de destrozar las cartas que guardaba la costurera como oro en paño, las que Alberto le enviaba desde Londres.

Además, con una frase de rabia como la de: ¡si yo no voy a tener un hijo de Alberto, tú tampoco!, Cristina empujaba a Ana por la escalera. Ana terminaba tirada por los suelos y no se sabe qué ha podido pasar con el bebé que espera.

Y con esto y un bizcocho, les contamos más el próximo jueves.

 

Fotos: Twitter.

 

Ver resumen Ocultar resumen

Sólo falta un mes para que por fin vuelvan los atracadores más queridos por toda la audiencia, pero mientras tanto, van soltando nuevas imágenes para ir preparando a los numerosos fans.

Ver resumen Ocultar resumen

Ocurrió este domingo, en el Retiro, "a pleno sol". 

Ver resumen Ocultar resumen

Este mes de junio se han cumplido18 años del inicio del rodaje de la que ha sido una de las series más icónicas del panorama audiovisual español, Aquí no hay quien viva, una sitcom que caló entre el público de nuestro país gracias a que supo contar en clave de humor, con ese punto de exageración que abanderan los tópicos, la cotidianidad de una comunidad de vecinos.

Páginas