Oleada de críticas (y récord de audiencia) por la entrevista de Pablo Motos a Isabel Pantoja

Todo muy medido, hasta el punto de que la entrevista no fue en directo, sino que ya había sido previamente grabada como suele ocurrir con las estrellas internacionales (en sus casos por cuestiones de agenda). 

De esa forma arrancó la primera y como después confesó ella "única entrevista en España" de Isabel Pantoja. El anfitrión: Pablo Motos; el lugar elegido, El Hormiguero. 

La tonadillera hizo balance de esta etapa y confesó que "han sido dos años difíciles, intensos y dolorosos" por los que está necesitando ayuda y la compañía de gente que le quiere. 

ADEMÁS: Isabel Pantoja, biografía en 10 momentazos

A la cárcel no se la nombra

No, no iba a ser una entrevista incómoda, ni iba a haber preguntas complejas que le pudieran poner en contradicciones. De hecho, llamó mucho la atención entre los espectadores que la folclórica en ningún momento llamara a la cárcel por su nombre y se refieriera a la misma como "aquel sitio de cuyo nombre no quiero acordarme" o "estando yo en aquel sitio".

Pese a la polémica, las críticas por el tono muy amable de la entrevista se puede afirmar, sin duda, que la visita de La Pantoja a Trancas y Barrancas fue un rotundo éxito. Para ella, que intenta volver a reconducir su carrera y conectar con un público entregado, y para el programa que en su batalla con Mediaset se apuntó un doble tanto.

ADEMÁS: Bisbal le hace 'la cobra' a Pablo Motos en El Hormiguero

En primer lugar, porque logró para sí la entrevista y en segundo lugar porque se confirmó como un éxito en cuanto a audiencia, hasta el punto de que marcó el máximo histórico del programa con un 23,4% del share y un total de espectadores de 4.783.000 espectadores, según revela Atresmedia. 

Eso sí, los seguidores de Pulsaciones (que no lo fueran de la entrevista) no iban a estar tan felices y contentos, ya que tuvieron que esperar para ver un nuevo capítulo de la serie, producida por Emilio Aragón, hasta las once de la noche.

En cuanto a su estancia en El Hormiguero hay que destacar que tuvo su momento de actuación en directo e incluso un espacio destinado al contenido lacrimógeno. Kiko Rivera llamaba a su madre para sorprenderla. Lo que acabó confiriendo al programa un tono que hizo que aquello acabara pareciendo un homenaje a mayor gloria de Isabel Pantoja. 

Críticas a Pablo Motos

Hubo un momento para el humor cuando Pablo Motos instó a su invitada a que recordara y recuperara varias de las frases que han acabado siendo parte del acervo de todo aquel que siga la prensa del corazoneo. 

Así clásicos como "¡cómprate una vida!" y "dientes, dientes que es lo que les jode", regresaron a escena. Todo ello aderezado con momentos tiernos en los que hablaba de sus nietos, y otros en los que demostraba al público sus dotes culinarias haciendo un gazapacho.

ADEMÁS: Pablo Motos, o le amas o le odias

Para Atresmedia fue un éxito, para Isabel Pantoja fue una manera cómoda de regresar al prime time y para Pablo Motos supuso una oleada de críticas por el tono amabilísimo empleado, en el que incluyó un 'pico' entre ambos y la entrega de un disco de oro a la cantante. 

 

Fotos: Atresmedia

Vídeo: Atresmedia

 

Ver resumen Ocultar resumen

Elsa Ruiz no puede más. Así lo ha contado en el programa en el que colabora, Sobreviviré: «No estoy pasando una etapa buena emocional y psicológicamente. Estoy con depresión y ansiedad tratándome pero llevo un tiempo que la cosa no mejora», dijo en el programa bajo la atenta mirada, Nagore Robles, presentadora del espacio.

Ver resumen Ocultar resumen

Se puede ser estrella global del cine y las series y conservar cierto grado de compromiso político. Sobre todo cuando tu país se juega estar presidido por un reaccionario que disculpa las brutalidades de la dictadura. Pedro Pascal, el actor de The Mandalorian o Narcos, que se ha puesto (literalmente) la camiseta de Gabriel Boric, candidato de la izquierda a la presidencia de Chile. 

Ver resumen Ocultar resumen

Sí, han pasado cuatro días desde que Pablo Casado se coló, sin darse cuenta (guiño, guiño, pisotón) en una misa homenaje a Franco. 

A quién no le ha pasado que va a coger leche semidesnatada y acaba cogiendo entera; que se va a tomar un algo fresquito el viernes y termina volviendo a casa el lunes por la mañana. 

Más allá de la confusión, hay que reconocer que el asunto ha traído cola y ha acaparado más portadas y reacciones de las que cabría esperar. 

He aquí la versión de 

Páginas