La manera de Ángel Martín de promocionar la cultura

La semana en la que Ángel Martín se ha autodenominado como nuevo cuerdo, mejor que ex loco, en una recomendable entrevista para El País, hecha por Luz Sánchez Mellado, el presentador ha querido culminar el domingo demostrando que su nueva cordura está muy por encima de la antigua cordura de muchos. 

Con los 850.000 followers superados ampliamente, y un impacto cada vez mayor en cada una de sus publicaciones, Ángel Martín ha decidido seguir usando su cuenta de Twitter para hacer el bien. 

Y hacer el bien, en esta ocasión, pasa por fomentar la lectura

Promocionando las librerías.

Mediante tuit.

Dicho y hecho. Ha habido respuesta inmediata.

Ha habido quienes, sin tener una librería, han recomendado a la que van siempre. 

Y también ha habido quienes han mostrado sus librerías privadas en casa. 

¿Y quién ha ganado con este tuit? La cultura y la lectura. 

En una sociedad donde la Concejalía de Cultura está más barata que nunca, este tipo de iniciativas siempre son un soplo de aire fresco. 

Gracias por tanto, Ángel Martín. 

ADEMÁS: Pero, ¿qué le pasa a Sofía Ellar?

Foto: Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Camino de los dos años de pandemia, muchos medios siguen dispuestos a dar consejos realmente cuestionables a la población. 

Tal es así que, recientemenre, en Ya es mediodía, sorprendían con la que venían a denominar Dieta por Infección de Covid-19

Básicamente, era una dieta "para ganar peso ante la falta de olfato y gusto que origina el Covid-19". 

Ver resumen Ocultar resumen

Hace tres semanas, Bertín Osborne pasaba por La Resistencia y se lo pasaba en grande con David Broncano

Eran buenos tiempos para el presentador. Bueno, y lo siguen siendo. Pero claro, ahora se sabe que el presentador fijó su residencia en Luxemurgo y facturó a través de Panamá, para evitar pago de impuestos, tal y como ha contado El Confidencial en exclusiva

Ver resumen Ocultar resumen

Este lunes, 29 de noviembre, un cómico se ha sentado en el banquillo por un chiste

Más allá de cómo sea el chiste, el precedente es aterrador, pues esto podría significar juzgar a 100.000 tuiteros al día. 

La Fiscalía de Madrid pide, además, 1 año y 10 meses de cárcel, una multa de 3.000 euros y la inhabilitación para hacer humor del cómico durante cinco años. Es decir, prohibirle su forma de ganarse la vida. 

Páginas