Polémica con 'Antidisturbios': Gabriel Rufián a favor, sindicatos policiales en contra

Se ha estrenado en Movistar la serie Antidisturbios, dirigida por Rodrigo Sorogoyen (El reino, Madre, Que DIos nos perdone...) y la gente se ha puesto a opinar y a polemizar. Venía Antidisturbios precedida de excelentes críticas pero ¿qué ha dicho el público? De todo. En general, nadie niega la impecable factura, lo trepidante de las escenas de violencia, el ritmo endiablado... Claro que, como se trata de una exploración del universo policial y (concretamente) de la policía que reparte porrazos, ha habido quien se ha irritado.

Ojo, desde todos los ámbitos.

Gente de izquierdas e independentista ha despotricado en Twitter acerca de 'Antidisturbios' por blanquear la violencia policial y también desde la derecha se han llevado las manos a la cabeza porque hay un agente del orden que fuma un porro y una pegatina con la bandera franquista dentro de una furgona. Cosas estas últimas que son absolutamente imposibles en España, totalmente imposibles, jamás de los jamases, no, no, no y mil veces no.

Pero vayamos a dos opiniones contrapuestas y significativas.

La de los sindicatos policiales SUP y Jupol es contraria.

Muy contraria.

Pues en Estados Unidos llevan haciendo desde hace tiempos inmemoriales películas sobre polis malos y nadie se queja. Igual que hay películas de abogados que consumen estupefaccientes y de agricultores que beben más coñá del que se recomienda. En fin.

Vamos a por la opinión a favor: la de Gabriel Rufián.

(Lo cual, claro, reforzará el malestar de SUP y Jupol, para qué más).

Argumentado en cinco puntos.

Y por si fuera poco, claro, a Rufián también le ha reforzado su entusiasmo los tuits contrarios de los sindicatos policiales.

Que siga el debate y, sobre todo, esto deja claro que Antidisturbios es una serie de imprescindible visionado.

Como mínimo no deja indiferente.

ADEMÁS: Series españolas que (tal vez) habías olvidado

 

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

El segundo capítulo de esta segunda temporada de Sin Identidad continúo por la senda mostrada a lo largo del primer episodio.  El plan de María de simular que llegaba desorientada a la embajada de España en Pekín tras doce años acababa de arrancar. Pablo y ella tenían una hoja de ruta muy clara y los primeros pasos ya estaban dados.

Ver resumen Ocultar resumen

Para entender qué sucede a nuestro alrededor, no basta con fimarlo. Alguien tiene que explicar qué sucede desde dentro. Alguien que comprensa el alcance de los sucesos y analice las claves a quienes lo vivimos a miles de kilómetros o a tan sólo unos pasos de distancia. Hacen falta Infiltrados. 

Ver resumen Ocultar resumen

El retorno de quizás la ficción española más esperada del año ha vuelto a situar al espectador en la trama del barrio de El Príncipe; del mundo del yihadismo, de las drogas y todo ello reunido en unos pocos metros cuadrados de la ciudad de Ceuta.

Páginas