Polémica con 'Antidisturbios': Gabriel Rufián a favor, sindicatos policiales en contra

Se ha estrenado en Movistar la serie Antidisturbios, dirigida por Rodrigo Sorogoyen (El reino, Madre, Que DIos nos perdone...) y la gente se ha puesto a opinar y a polemizar. Venía Antidisturbios precedida de excelentes críticas pero ¿qué ha dicho el público? De todo. En general, nadie niega la impecable factura, lo trepidante de las escenas de violencia, el ritmo endiablado... Claro que, como se trata de una exploración del universo policial y (concretamente) de la policía que reparte porrazos, ha habido quien se ha irritado.

Ojo, desde todos los ámbitos.

Gente de izquierdas e independentista ha despotricado en Twitter acerca de 'Antidisturbios' por blanquear la violencia policial y también desde la derecha se han llevado las manos a la cabeza porque hay un agente del orden que fuma un porro y una pegatina con la bandera franquista dentro de una furgona. Cosas estas últimas que son absolutamente imposibles en España, totalmente imposibles, jamás de los jamases, no, no, no y mil veces no.

Pero vayamos a dos opiniones contrapuestas y significativas.

La de los sindicatos policiales SUP y Jupol es contraria.

Muy contraria.

Pues en Estados Unidos llevan haciendo desde hace tiempos inmemoriales películas sobre polis malos y nadie se queja. Igual que hay películas de abogados que consumen estupefaccientes y de agricultores que beben más coñá del que se recomienda. En fin.

Vamos a por la opinión a favor: la de Gabriel Rufián.

(Lo cual, claro, reforzará el malestar de SUP y Jupol, para qué más).

Argumentado en cinco puntos.

Y por si fuera poco, claro, a Rufián también le ha reforzado su entusiasmo los tuits contrarios de los sindicatos policiales.

Que siga el debate y, sobre todo, esto deja claro que Antidisturbios es una serie de imprescindible visionado.

Como mínimo no deja indiferente.

ADEMÁS: Series españolas que (tal vez) habías olvidado

 

Ver resumen Ocultar resumen

Puede que usted, señorita o caballero o lo que quiera ser vuesa merced, ni tan siquiera hubiese nacido en 2001, que no nos trajo la odisea del espacio que soñaran Kubrick y Arthur C. Clarke sino una comedia de Lina Morgan para solaz del público español disfrutante de las contorsiones de aquella cómica querida. A quien Haro Tecglen definió como "un cruce de Charlot y el pato Donald". 

Ver resumen Ocultar resumen

En el primer capítulo salía Luis del Olmo como elemento prestigiador y homenaje a esta profesión, así que nos podíamos imaginar el nivel (Maribel) pero, la verdad, no era difícil engancharse a Periodistas.Se estrenó un 13 de enero de 1998 y resume el espíritu de ese momento de cambio de siglo, cuando todo era escapismo aunque un ruído de fondo comenzaba a hacerse fuerte, de la Contracumbre de Seattle en 1999 a la muerte de Carlo Giuliani en 2001.

Páginas