Por 25 pesetas: expresiones escuchadas en bares de toda la vida

Ni la Selección Española, ni Rafa Nadal, ni Eurovisión, ni siquiera Cortylandia. Si hay algo que une a todos los españoles son los bares. 

Quien más, quien menos, ha pisado un bar miles de veces. Algunos, en poco más de una semana. Lo cierto es que los bares son los puntos de encuentro de millones de ciudadanos desde hace décadas. 

Una buena charla entre cuñados, un café calentito en pleno invierno o su contraria cerveza fresquita en verano, son placeres que solo se encuentran en estos sagrados locales. 

ADEMÁS: Los 10 mejores bares de las series de la tele

Unos sagrados locales que tienen en sus camareros los apóstoles que reparten los panes y los peces entre los feligreses habituales y esporádicos. 

En España, curiosamente, se ha llegado a un punto en el que conviven dos tipos opuestos de camareros. Los primeros, modernos, cachas, tatuados, altamente flipados y con precios desorbitados por todo lo que sirvan.

Los segundos, los camareros de siempre. Los de toda la vida. Los del palillo en los dientes, el peine en el bolsillo de la camisa y el boli en la oreja. 

ADEMÁS: 5 bares de Madrid para no pasar calor

Como dijo Morfeo a Neo, sólo una de esas vidas nos interesa. En concreto, la de los camareros de siempre. Y es que gracias a un tuitero, se han recopilado algunas de las frasese legendarias que se repiten, como un mantra, en los bares con solera de toda la geografía española. 

Frases de ayer, hoy y siempre que llevan más de medio siglo gritándose a voz en grito y lo seguirán haciendo otro medio siglo más. Y lo que te rondaré morena. ¿Hay algo más cañí que un camarero gritando "¡booooote!", mientras echa 20 céntimos al cerdito de cerámica que cuelga del techo, mientras toca la campana que hay al lado? Que nunca nos falte. 

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

La fecha del próximo doce de junio está marcada en el calendario por Diney XD para emitir el que será último capítulo de Phineas y Ferb, la serie de animación de Dan Povenmire y Jeff Marsh. Se pondrá fin de esta forma a más de siete años de emisión de unos dibujos que ya han marcado a toda una generación con sus bromas y canciones.

Ver resumen Ocultar resumen

Cuando hablamos del poder de la música, en muchas ocasiones no nos damos cuenta de la magnitud que éste puede alcanzar. Por suerte, siempre hay ejemplos como el de Ronnie Brower. ¿Quién es el bueno de Ronnie? Pues un joven estadounidense que, debido a sus malos hábitos (que incluían alcohol, drogas y un total sedentarismo), se plantó con 306 kilos a sus 28 años. Sí, Ronnie tenía obesidad mórbida y no podía ni salir de casa. 

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Negar el poder de atracción de una escena de sexo en televisión  sería ponerse una venda en los ojos. Algunas quedan fuera de contexto y esas sí que son penalizadas por el espectador. Por el contrario aquellas ficciones que tienen un contenido de nivel y que además añaden momentos de complicidad íntima entre varios de sus personajes tienen un plus que muchos saben valorar.

Páginas