Por 25 pesetas: expresiones escuchadas en bares de toda la vida

Ni la Selección Española, ni Rafa Nadal, ni Eurovisión, ni siquiera Cortylandia. Si hay algo que une a todos los españoles son los bares. 

Quien más, quien menos, ha pisado un bar miles de veces. Algunos, en poco más de una semana. Lo cierto es que los bares son los puntos de encuentro de millones de ciudadanos desde hace décadas. 

Una buena charla entre cuñados, un café calentito en pleno invierno o su contraria cerveza fresquita en verano, son placeres que solo se encuentran en estos sagrados locales. 

ADEMÁS: Los 10 mejores bares de las series de la tele

Unos sagrados locales que tienen en sus camareros los apóstoles que reparten los panes y los peces entre los feligreses habituales y esporádicos. 

En España, curiosamente, se ha llegado a un punto en el que conviven dos tipos opuestos de camareros. Los primeros, modernos, cachas, tatuados, altamente flipados y con precios desorbitados por todo lo que sirvan.

Los segundos, los camareros de siempre. Los de toda la vida. Los del palillo en los dientes, el peine en el bolsillo de la camisa y el boli en la oreja. 

ADEMÁS: 5 bares de Madrid para no pasar calor

Como dijo Morfeo a Neo, sólo una de esas vidas nos interesa. En concreto, la de los camareros de siempre. Y es que gracias a un tuitero, se han recopilado algunas de las frasese legendarias que se repiten, como un mantra, en los bares con solera de toda la geografía española. 

Frases de ayer, hoy y siempre que llevan más de medio siglo gritándose a voz en grito y lo seguirán haciendo otro medio siglo más. Y lo que te rondaré morena. ¿Hay algo más cañí que un camarero gritando "¡booooote!", mientras echa 20 céntimos al cerdito de cerámica que cuelga del techo, mientras toca la campana que hay al lado? Que nunca nos falte. 

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Fue la chica yeyé de España y a sus 81 años seguía yendo de teatro en teatro, subiéndose al escenario. Entre otras cosas porque, según ha asegurado en más de una ocasión, su situación económica no es muy buena. Sea como sea, Concha Velasco dice adiós.

Ver resumen Ocultar resumen

"Esto es una Cruz, esto es una Raya, ésta es la emisora Cruz y Raya, que aunque debe, nunca calla". 

Corrían finales de los 80, cuando unos jovencísimos Juan Muñoz y José Mota comenzaban a darse a conocer en televisión. Lo hacían a modo de emisora de radio con esta sintonía como presentación. 

Más de 30 años después, con cada un por su lado, Juan Muñoz ha dejado claras tres cosas: su humor sigue en finales de los 80. Aunque debe nunca calla. Y sí, por momentos es una cruz". 

Ver resumen Ocultar resumen

Como si de una eléctrica se tratara, el programa Todo es mentira ha venido rescatando políticos de los infiernos desde casi sus orígenes abriéndoles sus puertas de par en par. Y tanto han girado sus puertas para que entren que se han debido romper, porque el chorreo de fichajes políticos para esta nueva temporada es de órdago

Páginas