Por qué Israel va a ganar Eurovisión 2018 (y España no)

Ya podemos anticipar cuáles serán los comentarios de los eurofans españoles tras la final de Eurovisión 2018: "está politizado"; "sólo se votan entre vecinos"; “se fijan más en el espectáculo que en la canción”. No amigos, no. Basta ya de engañarnos y de excusas baratas. Este año España tampoco va a ganar el certamen musical por excelencia de Europa. ¿La razón? Israel. 

Después de su última victoria en Birmingham en 1998 (aquel año el Diva de Dana Internacional se hacía merecidamente con el primer puesto), en 2018 Israel recogerá el testigo de Portugal, vencedora en la anterior edición, de la mano de su representante, Netta Barzilai, y su hipnótico tema Toy, con mensaje feminista incluido (no soy tu juguete, dice la letra). 

ADEMÁS: ¿No has visto a Lisa Simpson trolear a Alfred con Tu canción

La apuesta de Israel es distinta tanto por su estética como por su melodía y su interpretación, justo lo contrario a lo que lleva España, que ha querido volver a recrear la mítica actuación de City of Stars, imitando a su vez el rollo íntimo que tan bien le funcionó a Salvador Sobral en Eurovisión 2017.

La diferencia es que el pasado año una canción de este tipo era la sorpresa y éste ya no. Una vez más hemos preferido fijarnos en lo que hacen otros para intentar triunfar, sin darnos cuenta de que Eurovisión no funciona así. Por muy buena que sea la canción, sin sorpresa no hay paraíso. 

Más innovación, por favor

Tampoco queremos, ojo, volver a las épocas del Chikilicuatre, pero sí abogamos por una candidatura que aporte innovación y calidad a partes iguales. 

tu-cancion,-es-el-tema-que-defenderan-amaia-y-alfred-en-eurovision

ADEMÁS: 7 momentazos eurovisivos 

Cuando hay tanta (y tan buena) competencia, es clave saber diferenciarse del resto y puede que la historia de amor de Amaia y Alfred sólo logre efectismo entre los que han podido seguirla a lo largo de todo su paso por Operación Triunfo.

No obstante, tan cierto como que nos iremos a casa con la manos vacías (esperamos equivocarnos), lo es que Tu canción, la canción con la que Amaia y Alfred representarán a España en Eurovisión, es una balada preciosa. Aunque puede que no con el suficiente gancho como para hacerle la competencia a la más que reconocible propuesta de Israel. 

¿Lo malo era mejor?

Este año es el año de las mujeres y seguramente hubiera encajado mucho mejor Lo malo, de Aitana War. No sólo por lo que dice la canción, que probablemente no entendería la mayor parte del público europeo, sino por su ritmo pegadizo, muy del estilo de otros exitazos latinos que triunfan en todo el mundo (véase el caso de Despacito). 

De hecho, en ventas y reproducciones Lo malo está arrasando por delante de Tu canción.

Lo malo, y nunca mejor dicho, es que ya no podemos dar marcha atrás. Solo podemos desear mucha a suerte a Amaia y Alfred, porque con una candidatura tan fuerte como la de Israel, la van a necesitar. 

DANIEL OLLER JORGE 

ADEMÁS: Una bonita confesión de Esmeralda Moya

Fotos: Gtres y Twitter

Vídeos: YouTube

Ver resumen Ocultar resumen

El hilo que nadie había pedido pero que todo el mundo necesitaba ha llegado a Twitter de la mano de Juan Ceñal. 

Ni más ni menos que 50 de los mejores memes que han regalado al mundo tuitero los chicos de Pantomima Full. Sus vídeos han trascendido la comedia y se han convertido en un objeto de culto humorístico que, cada viernes de estreno, tiena a miles y miles de personas pendientes. 

Ver resumen Ocultar resumen

Las elecciones de la Comunidad de Madrid se han convertido en una batalla campal mediática de máxima prioridad

Lo que apuntaba a un paseo militar de Isabel Díaz Ayuso, de la mano de Vox, se ha puesto cuesta arriba con la irrupción inesperada de Pablo Iglesias en los comicios. Como dicen en Podemos, hay partido y puede que hasta prórroga. 

Ver resumen Ocultar resumen

Puede incluso llegar a molestar que se critique el nivel de los tertulianos de determinados programas de Telecinco, por el mero hecho de que alcen la voz o no guarden las formas. Y sí, es motivo de crítica pero, al menos, siempre saben de lo que están hablando, aunque los temas sean tan escabrosos como el asunto Rocíito. 

Páginas