'Love, Death & Robots': la serie de cortometrajes de Netflix tiene segunda temporada

2019 nos sorprendía con la primera temporada de Love, Death & Robots, una compilación de 18 cortos de animación para adultos en los que la comedia se mezclaba con el animé, la violencia, el sexo y hasta el gore. Todos tenían una duración de entre 5 y 15 minutos y estaban seleccionados por dos grandes de la ficción internacional: Tim Miller (Deadpool) y David Fincher (House of Cards, Mindhunter).

Uno de los principales alicientes para los espectadores españoles era la presencia de talento patrio como los directores Javier Recio, Alberto Mielgo y Headless (Alfredo Torres y Víctor Maldonado), además de estudios coo Blow o Able&Baker, que dejaban patente la calidad de la animación española.

La crítica se rindió ante este curioso formato y pronto se confirmó una segunda temporada (y hasta una tercera), que acaba de estrenarse en Netflix para el regocijo de sus espectadores.

En esta segunda entrega ha primado la calidad frente a la cantidad, ya que consta de 8 cortos frente a los 18 de su primera entrega, también dirigidos por Miller y Fincher.

El primer corto de esta nueva tanda tiene un toque de comedia que genera una idea errónea de lo que encontrarás en los otros siete. Y decimos errónea porque la comedia no es el género imperante en la segunda temporada de la serie que tiene un enfoque más dramático y en ocasiones reflexivo con historias con un toque más personal.

No por haber reducido el número de cortos, se buca la uniformidad entre ellos. Cada uno tiene su propio sello, su propia historia y su propio imaginario, creando escenarios y universos completamente diferentes entre sí.

No, no todas las historias de Love, Death & Robots son creíbles ni cuentan con un guión profundo. Pero tampoco es esta su aspiración. La original serie busca entretener al aspectador y sorprender con los diferentes estilos artísticos de cada capítulo y eso lo consigue.

ADEMÁS: 'El inocente': Marchando otro thriller (en Netflix) con Mario Casas

Ver resumen Ocultar resumen

Kiko Rivera nacía en 1984. Sí, sólo tiene 37 años. 

Homer Simpson lo hacía cinco años más tarde, en 1989

Tanto uno como otro han tenido relevancia casi desde su nacimiento. Un nacimiento que, además de un lustro de diferencia, tiene miles de kilómetros de distancia. 

Ver resumen Ocultar resumen

Puede haber envejecido mal, puede haber perdido tirón y puede que muchos echen de menos a Rick, pero es innegable que The Walking Dead es historia de la televisión y, como tal, merece la atención que va a recibir su temporada 11, la última de la serie. 

AMC ya ha empezado a cebar a sus espectadores con las habituales píldoras que multiplican el hype previo a cada estreno. Lo hacen como nadie. 

Ver resumen Ocultar resumen

Que el mundo de la ficción incluya entre sus tramas a personajes con diferentes identidades sexuales o transgénero, es un paso más en la aceptación natural de las distintas realidades que existen.

Páginas