¿Qué hacemos con Taburete?

Cuando un grupo pop se convierte en bandera de cierta clase social o segmento ideológico no hay manera ya de hacer un juicio serio sobre sus canciones. Sucede con Bertín Osborne (¿recuerda alguien cuando Amor mediterráneo sonaba en Los40) y con el Miguel Bosé de la plandemia y, claro, con Taburete.

Los Taburete han sacado videoclip con temática de conspiración reptiliana pero entendemos que en broma aunque sus críticos no han dudado en acusarles de creerse que Imanol Arias (por ejemplo) es un lagarto.

Además ha pasado otra cosa.

Santiago Abascal ha elogiado a los Taburete en ese patio de vecinas y vecinos que es Twitter.

Apaga y vámonos.

Bueno, a ver, no pasa nada.

O sí.

Lo cierto es que la cancion con videoclip reptiliano, titulada Brindo, tiene un aire de bandurria muy al estilo de Julio Iglesias cuando cantaba Me olvidé de vivir. Suena bien. Se nota en sus versos un cierto aire conspiranoico o resentimiento contra el mundo. Pero también tiene derecho Willy Bárcenas a estar jodido después de que su padre y su madre estén en prisión. Cosa, por cierto, de la cual nos negamos aquí a bromear. Cada cual tiene sus límites. Reirnos de las desgracias del pariente cercanísimo de alguien no nos parece.

Mejor escuchar la canción y amarla o aborrecerla o ni una cosa ni otra.

Resulta complicado hacer un análisis musical de Taburete sin dejarse llevar los prejuicios.

Y eso que Taburete, incluso, suenan a cantautor (y perdonen las disculpas).

A casa de Dron, a casa de Dron.

Ese grito de guerra entre las clases adineradas.

Hay que admitir que Taburete han llegado a la fama sin apoyo alguno, a base de conciertos, y ahora los ponen en la radiofórmula pero la radiofórmula ni se enteró mientras ellos lo petaban.

¿Qué hacemos con Taburete?

Actuar con la cabeza fría.

Si nos gustan Rosalía y C. Tangana, quizá algún día nos gusten Taburete. Salvo que su idilio con Vox se consolide y ahí será más difícil, lo del fascismo resulta bastante inaceptable, yo que sé.

El caso es que Taburete sacan disco y puede ustedes disfrutarlo o también vale para encender controversias en Twitter.

De nada.

DANIEL SERRANO

 

 

 

 

Ver resumen Ocultar resumen

Madrid es libre. 

Por fin. 

Cualquiera diría que el PP no lleva gobernando 26 años en la Comunidad de Madrid, viendo la campaña que han hecho. 

Ver resumen Ocultar resumen

Lo saben bien quienes acuden al plató de Sálvame con asiduidad: la televisión es una trituradora de carne en la cual eres un personaje querido durante una o dos temporadas pero después, para amenizar la sobremesa, se te convierte en villano y te insultan por la calle. En el caso de Pablo Iglesias este mecanismo televisivo se llevó al extremo y el chaval con coleta tan simpático a cuyo domicilio vallecano acudió Ana Rosa Quintana se transformó últimamente en un ser demoniaco al cual Vicente Vallés exorcizaba casi todos los días.

Ver resumen Ocultar resumen

La vida sigue y, una vez superado el batacazo del progresismo en las elecciones madrileñas, Ismael Serrano ha salido en Zapeando y ha demostrado que el humor no tiene por qué decaer ni tan siquiera en momentos políticamente tan catastróficos para alguien de izquierdas como él. Oye, así es la existencia, una montaña rusa en la que hoy Salvador Illa ganas las elecciones en Cataluña (y no sirve para nada) y mañana las gana Ayuso en Madrid (y vaya si sirve). 

Páginas