Razones para odiar 'Hillbilly Elegy' pese a Glenn Close y Amy Adams

Una vez hecha la pertinente propaganda y proclamarse a los cuatro vientos que el disfraz de Glenn Close como abuela hillbilly puede llevarle al mismísimo Oscar, llegaron las críticas y fueron demoledoras. Y quien firma estas líneas se suma a la decepción por Hillbilly Elegy, adaptación de un texto autobiográfico que tuvo su impacto porque reivindicaba la solidez de los valores de la población blanca de los Apalaches, castigada por la miseria y la droga.

El caso es que Hillbilly Elegy está dirigida por Ron Howard y Ron Howard es eso que se denomina "artesano de Hollywood". Con películas de lo más solventes en su haber (The Paper, Frost/Nixon, El dilema) y también otras menos presentable (The Grinch, El código Da Vinci). Sirve para un roto y para un descosido pero, claro, representar la realidad hillbilly necesitaba de un esfuerzo mayor.

De hecho, la cinta se queda en TV Movie con drama familiar en vez de ilustrar toda una tragedia social, el de ese proletariado rural que de Virginia Occidental a Ohio y más allá se ha quedado en tierra de nadie, sin trabajos decentes y votando a Donald Trump.

Amy Adams y Glenn Close hacen lo que pueden pero todo suena impostado en Hillbilly Elegy

Y el discurso tiene un punto reaccionario (America First) aunque, al parecer, eso está en el texto original y allá penas. 

Aclaremos que la película no aburre, que sirve como entretenimiento para una sobremesa de siesta y manta, que Glenn Close y Amy Adams son tan excelentes actrices que pueden con todo.

Aún así, el odio mencionado en el titular de esta reseña surge cuando uno piensa en que Hillbilly Elegy hubiera podido ser una obra de verdad relevante y no esta minucia. Porque la pobreza blanca estadounidense merecía un mejor retrato fílmico.

De hecho, hay en el catálogo de Netflix otra película, sin ánimo de diagnóstico social pero mucho más certera en su dibujo de la sociedad blanca rural hundida en la miseria, que se titula El diablo siempre a todas horas. Qué buena cinta, amigas y amigos. Dirige el portugués Antonio Campos y sale un Robert Pattinson absolutamente fabuloso como maligno predicador.

Sea como sea, ahí está Hillbilly Elegy como uno de los estrenos de Netflix que aspiran a oscarizarse. Veremos. También nos gustó muchísimo (salvo a mí) Historia de un matrimonio. Los caminos de la Academia de Hollywood son inexcrutables. Amén.

DANIEL SERRANO

ADEMÁS: Las 10 peores películas de todos los tiempos (por votación popular)

 

 

 

 

Ver resumen Ocultar resumen

El capitalismo se regenera buscando nuevas formas de esclavitud y ahora llega, en Estados Unidos (y veremos si en otros países del orbe desarrollado) la experiencia de volver al nomadismo para sobrevivir. Hablamos de gente que reparte para empresas como Amazon o va de ciudad en ciudad a la busca de la chapuza que se presente para ganar unos dólares. 

Ver resumen Ocultar resumen

Escribo este artículo para nadie porque ¿quién demonios se acuerda de Éric Rohmer? Murió en 2010 y su cine (tan francés) es una celebración de la sentimentalidad y las horas dulcemente perdidas en interminables paseos sin propósito. Las películas de Rohmer siempre (o casi siempre) se desarrollan durante las vacaciones. Él decía que ahí, en ese tiempo libre ajeno a la tiranía laboral, es donde se halla la verdadera vida.

Ver resumen Ocultar resumen

Cuando hablamos de Mario Casas (A Coruña, 1986) ¿a quién nos referimos exactamente? ¿A un ídolo de adolescentes a punto de que caduque su esplendor juvenil? ¿O a un intérprete de los pies a la cabeza aclamado por crítica y público? Ambas cosas quizás, como bien saben sus seguidores y seguidoras desde los tiempos en que interpretara a un jovencísimo Ulises en la serie  El Barco o a Aitor en Los Hombres de Paco

Páginas