Recordando a Pilar Bardem

Pilar Bardem resumió la grandeza del oficio de actriz, del café-teatro a los rodajes con Mariano Ozores, Pedro Almodóvar o Enrique Urbizu, de la televisión al María Guerrero, donde sus hijos merendaban bocadillos de anchoas con queso. Una vida de cómica. Inasequible al desaliento y siempre presta a sumarse a toda lucha que mereciera la pena, puño en alto contra guerras infames o por los derechos de las mujeres o lo que se terciase.

Hija de actriz y actor, hermana del genial Juan Antonio Bardem y madre de Mónica, Carlos y Javier.

Una saga que todavía continúa.

Ella era la matriarca.

Un icono al que Agustín Díaz Yanes concedió una fulgurante oportunidad con Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto, película por la que le dieron el Goya.

Pilar Bardem fue una diva sin divismo alguno, cuyo talento y carisma hicieron que se le concediera en la farándula el derecho a ser nombrada como La Bardem

Trabajó mucho e hizo películas malas y películas buenas, abundantes obras de teatro, acudía a las manifestaciones y gritaba como nadie, con su voz de empedernida fumadora.

Había nacido en Sevilla en 1939 y lo mismó rodó Yo soy Fulana de Tal que Vacas o Airbag o Carne trémula.

En eso consiste el trabajo de actriz. En actuar. Siempre que se pueda y con toda la dignidad posible. Que, en el caso de Pilar Bardem, resultaba inmensa.

Pilar Bardem era una de esas presencias en la pantalla (o sobre el escenario) que obligan a mirar en su dirección. 

Una gran actriz.

Y una mujer absolutamente libre.

Pocas bromas con La Bardem.

Tomen ejemplo las nuevas generaciones de esta actriz colosal, proletaria sublime del noble arte de la interpretación.

La recuerdo cantando La Internacional en el cine Doré junto a otros cómicos y cómicas (comunistas o no, eso daba igual) en la capilla ardiente de su hermano Juan Antonio Bardem, fabuloso director de títulos como Calle Mayor o Muerte de un ciclista. "¿Que cómo estoy? De pie, como a él le gustaría" respondió Pilar Bardem a los periodistas que curioseaban sobre su estado de ánimo.

Vivió de pie.

Jamás se doblegó ante nada.

Y se ha ido en paz.

Recorderemos siempre a Pilar Bardem.

DANIEL SERRANO

Ver resumen Ocultar resumen

¿Puede ser Quique Peinado la persona que más presencia tenga en medios? 

Entre zapeos, buenismos, gagas, NBA y demás, es casi imposible no encontrar a diario al periodista en radio o televisión

Y ojo, que todavía tiene tiempo de tuitear, algo que enerva de forma notable a gran parte de la derecha más reaccionaria

Ver resumen Ocultar resumen

Un gran poder conlleva una gran responsabilidad. 

Más allá de ser una frase legendaria de los cómics de Spiderman, esta máxima se debería aplicar a muchos famosos en redes sociales. 

Básicamente, se les pide que si tienen más de 22 millones de seguidores en Twitter, como es el caso de la artista pop Nicki Minaj, no compartan la historia "reenviada muchas veces" que le ha llegado al grupo random de WhatsApp.

Veamos.

Ver resumen Ocultar resumen

David Pareja, reconvertido en el Reportierno en El Intermedio, puede haber encontrado el eslogan más pegadizo y con mayor potencial de marketing de 2021: "Soy de derechas y hago yoga". 

Ríase usted de Mr. Wonderful. Esto es una frase con gancho y no el Just Do It de Nike. 

Eso sí, cuando el reportero y cómico sea multimillonario, debería compartir la mitad de su fortuna con la ideóloga de esta frase para la historia: Cristina. 

Un mujer de derechas con las ideas muy claras.

Páginas