Reivindicación de Nicolas Cage como el gran actor que es

Resulta muy fácil reirse de Nicolas Cage. Lo hemos contemplado en tantos memes y gifs a lo largo y ancho de las redes sociales. Y qué decir sobre su trayectoria. De brillar como joven promesa de la escena (heredero de los dolientes astros del Actor's Studio) a la (auto)aceptación de su actual condición de héroe global de una nueva serie B. Hollywood le amó y fumaba frente al mar de Cannes con David Lynch acariciándole el pelo casi calvo y ahora acude a Sitges cuidando su pose de diva que no consiente el cachondeo ajeno. Él se toma en serio, los fans del cine de acción y fantásico que le siguen también le toman en serio y aquí en ZelebTV le tomamos muy en serio.

Porque, queridas y queridos cinéfilos, ¿en serio la interpretación de Nicolas Cage en Leaving Las Vegas es mejor que la que hace en El motorista fantasma? Vale que le dieron un Oscar por la primera y le molieron a palos por la segunda pero, sinceramente, no vemos gran diferencia. A Nicolas se le toma o se le deja. En Hechizo de luna (fabuloso junto a Cher) o en Caza terrorista.

En cuanto a su muy peculiar método de trabajo frente a la cámara, con esa risa que es llanto y viceversa, el propio actor ha explicado que se denomina Shamanic Noveau y que ya escribirá un libro para quienes quieran imitarlo.

Hablando su mejor trabajo ante la cámara, tal vez podamos señalar Con Air, obra maestra de ese cine que da la vuelta y que, de tan jodidamente malo, resulta excelso.

Nicolas Cage es un Coppola criado en una familia llena de profesores de literatura, actrices, actores, gente de la farándula y las bellas artes. Perteneció al brat pack del 83, cuando su tío Francis le dirigió en La ley de la calle. Prometió mucho y cumplió. A Amaral le encantó su intensísima labor interpretativa como alcohólico en Leaving Las Vegas y le metió en una canción. "Como Nicolas Cage en Leaving Las Vegas/ veo la nieve caer en la hierba". Sí, esa.

A la Academia su papel de borracho también le gustó y le concedió el único Oscar de su carrera.

Luego Nicolas Cage se propuso aceptar todo guión deleznable que cayera en sus manos y tendió al exceso y la caricatura. Que es cuando realmente nos gusta.

Es un genio del histrionismo bien entendido y, además, tiene una sanísima falta de prejuicios a la hora de aceptar papeles. Lo mismo trabaja con Abel Ferrara en Bad Liutenant o a las órdenes de Martin Scorsese que para artesanos del cine de puñetazos más chusco. La vida es una tómbola para Nicolas Cage.

Larga sea la trayectoria de Nicolas Cage y que siga haciéndonos disfrutar con disparates cinematográficos o con obras maestras, nos es indiferente.

Por cierto, ¿será Nicolas Cage el próximo Superman? Resulta una propuesta tan absurda que puede ser

Y, cuando los millennials pregunten por él, alguien responderá: "Era un actor antiguo que sale en esa canción de Amaral que escucha tu prima mayor".

ADEMÁS: Escenas ridículas del cine que dan (a la vez) risa y vergüenza ajena

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

El fin del mundo siempre es un buen escenario para una película y si no que se lo digan a Apple TV+, que pone en marcha Finch, el último proyecto cinematográfico de Tom Hanks. La propuesta nos presenta una historia de aprendizaje, coraje y supervivencia en una desértica Tierra devastada a causa de un cataclismo solar.

Ver resumen Ocultar resumen

ADEMÁS: 40 películas que NO debes ver

El cine tiene una gran historia y, a lo largo de esta, hemos descubierto películas que realmente han calado hondo en su público. 

Ver resumen Ocultar resumen

El pasado 15 de septiembre, Netflix se adelantó a Halloween estrenando el largometraje Cuentos al caer la noche, basada en el libro de fantasía infantil Historias de noche escrito por J.A. White.

Páginas