Reporterismo de pasar miedo ¡en Usera!

Arrecia la pandemia y los programas de televisión buscan escenarios para reflejarlo y este lunes le tocó al barrio madrileño de Usera ejercer de chivo expiatorio de una situación que se descontrola por momentos. Bien está recordar a la gente que hay que cumplir las medidas de seguridad contra el coronavirus pero más discutible es (con cierto grado de clasismo) acusar a toda una barriada popular de incumplir sistemáticamente las normas sanitarias de prevención del virus.

Y eso hicieron, por ejemplo, en Ya es mediodía (Telecinco), que envió a una reportera a Usera y la reportera se mostró indignadísima (e incluso con miedo) por las cosas que había visto.

En el reportaje (bien es cierto) salían personas que incumplían flagrantemente la norma de llevar mascarilla y hasta hablaba un señor asegurando que no pasaba nada porque él se lavaba la boca con agua oxigenada. Sin embargo, de ahí a afirmar tajantemente que "nadie cumple las normas" en Usera y otros barrios del sur de Madrid hay una distancia excesiva.

En el reportaje no se mencionaban otras claves importantes para explicar que en barriadas populares la transmisión de coronavirus se haya disparado: pisos pequeños, densidad de población altísima, vacaciones inexistentes, uso diario del transporte público e incapacidad para el teletrabajo por el tipo de labor que se desempeña.

O sea, las razones sociales profundas que hay detrás de cada dato. No es que los pobres incumplan más las normas sino que los pobres enferman más porque están menos protegidos socialmente. Esa es nuestra tesis.

La de Ya es mediodía (y otros programas y espacioes informativos) es que la totalidad de los vecinoes de Usera, Vallecas o Villaverde son una pandilla de irresponsables. No como la gente de clase acomodada que acude en Marbella a un concierto de Taburete o a los toros en El Puerto de Santa María.

El veterano militante de izquierdas y activista vecinal Félix López Rey ha alzado la voz ante lo que percibe como un señalamiento a los barrios populares.

Así de claro lo ha dicho.

Y la explicación pertinente.

Tal vez la próxima vez podrían entrevistar en las teles a Félix López Rey, que lleva desde 1966 viviendo en Usera, peleando por dignifiar los barrios populares y entendiendo qué les pasa a sus vecinos y vecinas.

ADEMÁS: Programas de los 2000 que (tal vez) habías olvidado

 

Ver resumen Ocultar resumen

Viendo la deriva que ha tomado Twitter en los últimos años, es lógico olvidar que hubo un tiempo en que la mayor parte de su contenido e interacciones eran sanas y divertidas.

De hecho, era la red social del buen rollo y los insultos, bulos y demás eran algo testimonial.

Hoy en día, es todo lo contrario. El contenido divertido es minoritario, lo que lleva a que sea más apreciado, cuando aparece.

Véase este reto de jugar con los nombres de pintores universales y adaptar su imagen.

Ver resumen Ocultar resumen

Zendaya es, a sus 24 años, una de las actrices con mayor proyección de su generación. El año pasado se convirtió en la persona más joven en ganar un Emmy a la mejor intérprete por el papel de Rue, una adolescente adicta a las drogas en Euphoria, y su papel en la nueva saga de Spiderman le ha hecho alcanzar el éxito internacional.

Ver resumen Ocultar resumen

Los tiempos han cambiado.

Y mucho.

De dos generaciones a la actual, se ha pasado de jugar a la peonza, las canicas o la rayuela, a casi llorar porque se ha caído Instagram y Whatsapp.

Páginas