Resumen de un año pandémico en la televisión generalista

La Nochebuena se viene, la Nochebuena se va y nosotros nos iremos y no volveremos más. Causa aprensión esa estrofa del villancico clásico pero asumamos (y cuánto) que la vida es así, hay quien viene y hay quien se va, hay gente que sale en la tele y todo el mundo dice que es la estrella del año y gente que ya no sale o que brilla menos. Toca hacer balance y, sin desmerecer a Ferreras (que sigue fuerte), admitamos que Vicente Vallés se ha convertido en el personaje televisivo de 2020.

La derecha le aclama y ahora la derecha forja iconos televisivos igual que el rupturismo de Podemos hizo en su momento que Jesús Cintora emergiese en Cuatro y Al Rojo Vivo se convirtiese en referencia informativa.

Ha sido un año importante para los informativos de la televisión generalista porque, entre el Pasapalabra y algunas otras cosas, Antena 3 ha ganado la partida a Telecinco. 

Mencionemos los extraordinarios datos de Sandra Golpe, aunque ella no tienda a la homilía como Vallés.

Quizá por eso (por sus homilías) los galardones se los ha llevado Vallés: el premio Escaparate en Ronda (arriba,con pajarita) y el premio Cuco Cerecedo que entregan los Reyes. El año pasado lo ganó Javier Cercas por meterse con Pablo Iglesias en un artículo y este 2020 lo ha ganado Vicente Vallés que también le ha dado estopa a Podemos a base de bien. 

El caso es que Vicente Vallés ha triunfado. No hay vuelta de hoja.

¿Y qué más ha pasado en la televisión generalista este año del Señor de 2020?

Variaciones en el prime time, que Antena 3 ha logrado fortalecer con el mencionado Pasapalabra que birló a Telecinco y el tirón indudable de Pablo Motos, cuya faceta opinadora explotó en lo más crudo de la pandemia y bien que lo lamentamos, ya se escribió aquí.

Pero Telecinco continúa con su dominio por las mañanas con Ana Rosa y resulta intratable en lo que a sobremesa se refiere, Sálvame es un buque insumergible.

En laSexta ha surgido @Nanisimo de las entrañas de EE.UU., jovencísimo, millennnial, estimulante.

Luego está, aguantado el tirón, Risto Mejide en Cuatro. Empata con Zapeando pero, la verdad, Zapeando flojea desde hace tiempo así que tampoco hay mucho que disputar.

Sonsoles Ónega y Joaquín Prat continúan exhibiendo su solvencia todoterreno en Mediaset.

Mask Singer y Masterchef son los programas de entretenimiento para toda la familia que lideran 2020 y en cuanto a series tenemos Mujer (telenovela turca) haciendo números estratosféricos en Antena 3.

La pandemia convirtió los programas de televisión en extensión de nuestro propio confinamiento, con estanterías feísimas detrás de los bustos parlantes, aunque hubo quien siguió acudiendo puntualmente al plató y dio igual que la cosa estuviera muy malita porque Pablo Motos se iba a divertir todas las noches, lo cual hay quien agradecerá, show must go on.

No olvidemos lo de cuando Merlos exhibió la semidesnudez de una entrañable amiga con la que luego salió en las revistas del cuore. Con la tontería le quitaron al eximio tertuliano derechista el jugoso contrato que tenía con el Colegio de Abogados de Madrid. Todo ello por obra y gracia del Estado de alarma que se inventó en YouTube esa persona humana llamada Javier Negre. Corramos un tupido velo.

También hay que destacar el momento Jorge Javier Vázquez ("rojos y maricones") elevando la moaral a la progresía española que, con la pandemia provocando tanto dolor, tenía que comerse con patatas todos los días el sinfín de pamplinas conspiranoicas y proclamas fascistas que se difundían a través de las redes sociales o en las tertulias generalistas de todas las mañanas del mundo, Cristina Seguí mediante.

Ha sido 2020 un año con enormes tristezas y la generalista ahí sigue, haciéndonos compañía pero menos porque nos hemos acostumbrado a las series y al streaming, hasta parece que ya no se ríe la gente tanto con La que se avecina y sus cifras de audiencia, aunque todavía importantes, no son lo que eran.

No obstante, las grandes cadenas generalistas (incluso con la crisis provocada por la pandemia) ganan dinero así que el negocio persiste y seguiremos asomados al balcón de Telecinco, Antena 2, Cuatro y laSexta (y a las autonómicas) a ver qué se cuece por ahí. Sin embargo, lo más interesante (Veneno, Antidisturbios, Carmel,¿quién mató a María Marta?, Buenafuente, Broncano, Berto, Ignatius) se halla en otra dimensión a la que cada vez atendemos más. Con perdón de Isabel Pantoja y toda su parentela, tambien protagonista televisiva de este devastador 2020.

ADEMÁS: Las actrices de 2020

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Desde que la conocimos en El Internado, allá por el año 2007, Blanca Suárez no ha parado de cosechar éxitos. Y de trabajar, mucho y en todos los sitios, tanto en cine como en televisión. Y en publicidad, por supuesto, porque Blanca Suárez es una de las actrices más cotizadas por las marcas de belleza o moda.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido de lo más comentado el corte de coleta de Pablo Iglesias a izquierda y derecha, dándole dimensión simbólica o ejerciendo el mero cachondeo celtibérico, esa costumbre de reirnos de todo que a veces nos sana y, en otras ocasiones, nos devuelve a las estampas de la España negra que pintara y escribiera Gutiérrez Solana, la España de carcajadas con caries y aliento agrio.

Sea como sea: ya está con nuevo look el que fuera líder de Unidas Podemos.

Ha hablado todo el mundo de ello.

Ver resumen Ocultar resumen

Las comparaciones son odiosas pero, en muchos casos, necesarias y atinadas

Apenas ha pasado una semana desde que Isabel Díaz Ayuso arrasara en las elecciones a la Comunidad de Madrid con una campaña basada en una mal entendida libertad, que ni siquiera necesitó de un programa electoral. ¿Para qué?

Una libertad que, curiosamente, con el fin del estado de alarma, ha dejado de serlo. 

Páginas