Sara Sálamo, vida y tuits de una actriz

Estamos ante una mujer peleona y de fuertes convicciones feministas y progresistas así que no es tan raro que Sara Sálamo se halle muy habitualmente en el centro de diversas controversias. Es actriz pero también ser humano libérrimo con opinión propia y, además, no tener miedo a expresarla.

Sara Ainhoa Concepción Sálamo nació en Santa Cruz de Tenerife en 1992. Con 11 años dobló un cortometraje que había dirigido su padre y ese fue el momento en el que se enamoró de la interpretación.

Comenzó su carrera en la serie andaluza Arrayán para continuar abriéndose camino con pequeños papeles en ficciones tan conocidas como Aída o Águila Roja. Tras su participación en la película Tres 60, obtuvo el papel por el que comenzamos a conocerla, el de Cayetana Bornay en B&b, de boca en boca. Su participación en Todos lo saben le permitió trabajar junto a actores de la talla de Penélope CruzJavier Bardem o Ricardo Darín y más recientemente, ha trabajado junto a Hugo Silva en la serie Brigada Costa del Sol.

Es decir, nos hallamos ante una actriz gran talento y proyección.

Pero son muchos los que se empeñan en categorizarla como pareja del futbolista Isco Alarcón. E incluso hacen a Sara Sálamo responsable de sus propios actos, tiene que serlo también del rendimiento de su pareja en el terreno de juego. Ante esas manifestaciones reaccionarias, Sara Sálamo tiene claro que hay que erradicar el machismo de la faz de la tierra y ella pone su granito de arena.

Y mira que intenta hacer pedagogía, pero se lo ponen difícil:

Y es que no hay más sordo que el que no quiere oír:

Y sobre todo, y más en estos momentos, utiliza su perfil de Twitter para denunciar la violencia machista, contestando a todo aquel que predica que no existe, que debería llamarse violencia en general y que no matan a las mujeres por el hecho de serlo. Serán coincidencias...

Pero el feminismo no es la única bandera que ondea Sara Sálamo. Vegetariana y animalista convencida, critica duramente la práctica de matar a los toros por diversión y así lo hace saber en sus redes sociales. El enfrentamiento con toreros de fama está servido. Sace sólo unos días respondía a Cayetano Rivera por su ignorancia a la hora de equiparar machismo y feminismo y, de paso, le metía una pullita por su trabajo como matador.

Pero no era la primera vez que contestaba a Cayetano. La primera vez fue ante la petición del torero de más ayudas para el mundo del toreo, algo que sorprendió a la tinerfeña.

Una de sus últimas polémicas y de las pocas de las que se ha retirado en mitad de la batalla, ha sido la creada alrededor de la vacunación a los deportistas.

A este tuit del cómico David Pareja, Sara contestaba: "El tema es que los deportistas tienen que trabajar sin mascarilla. Ahí te contagias sí o sí. Y los familiares, si somos pacientes de riesgo por patologías, no te puedo ni explicar el mal yuyu...". Una respuesta que al poco tiempo borró, aunque la polémica ya estaba servida.

En este tema, la actriz decidía barrer para casa, pero si decidió retirarse sería porque ni ella misma estaba segura de su propia postura. Eso sí, lo que no iba a consentir es que consideren que su posición ante la pandemia es mejor por el hecho de tener posibilidades económicas.

Sólo una muestra de la habilidad de la actriz para lanzar rotundas argumentaciones en Twitter.

Como veis, Sara Sálamo no se calla.

Ni falta que hace.

Ver resumen Ocultar resumen

Fue la chica yeyé de España y a sus 81 años seguía yendo de teatro en teatro, subiéndose al escenario. Entre otras cosas porque, según ha asegurado en más de una ocasión, su situación económica no es muy buena. Sea como sea, Concha Velasco dice adiós.

Ver resumen Ocultar resumen

"Esto es una Cruz, esto es una Raya, ésta es la emisora Cruz y Raya, que aunque debe, nunca calla". 

Corrían finales de los 80, cuando unos jovencísimos Juan Muñoz y José Mota comenzaban a darse a conocer en televisión. Lo hacían a modo de emisora de radio con esta sintonía como presentación. 

Más de 30 años después, con cada un por su lado, Juan Muñoz ha dejado claras tres cosas: su humor sigue en finales de los 80. Aunque debe nunca calla. Y sí, por momentos es una cruz". 

Ver resumen Ocultar resumen

Como si de una eléctrica se tratara, el programa Todo es mentira ha venido rescatando políticos de los infiernos desde casi sus orígenes abriéndoles sus puertas de par en par. Y tanto han girado sus puertas para que entren que se han debido romper, porque el chorreo de fichajes políticos para esta nueva temporada es de órdago

Páginas