Series y películas tontorronas para comenzar 2021

En otros tiempos se acometía la tarea de arrancar un año nuevo con resaca y reservas de ibuprofeno o aspirina pero en estos días de pandemia vaya usted a saber, lo mismo nos hemos levantado frescas como lechugas. De cualquier manera, el 1 de enero es jornada para hacer uso y abuso de sofá y manta y para ver series y películas que no nos exijan un alto grado de actividad cerebral.

Con que a ver, ¿qué vemos?

Pues podemos atrevernos con Emily in Paris (Netflix), que dicen que es la serie más idiota que se ha vsito en mucho tiempo y, precisamente por ello, puede ejercer de placer culpable para el primer día de 2021.

Con las mismas, tenemos Los Bridgerton (también en Neflix), folletín de época pero con diversidad racial y sexual y canciones modernas. Hay quien dice que no está mal y hay quien dice que... bueno... ejem... venga, que es Año Nuevo.

Luego está, en un día así, buscar en el bául de los recuerdos algún título de acción para pasar el rato. O de ciencia-ficción, como In Time (en el catálogo de Movistar), cinta con Amanda Seyfried y Justin Timberlake repleta de inconsistencias argumentales pero de esas que se ven de rechupete, te entretienes y hala, a otra cosa. En un mundo futuro la gente, a partir de los 25 años, tiene que ganarse cada minuto de vida currelando como esclavos salvo la casta rica, que vive en su gueto de ricos y tienen horas, lustros y hasta siglos en su cuenta bancaria. Mola.

También está el recurso de la comedia romántica, allá cada cual, pero (por lo menos) acudamos a la anticomedia romántica que no era tan antirromántica pero bueno, nos vale: ¿No es romántico? También está en Netflix. Con Rebel Wilson.

Puestos a recuperar, recuperemos una intriga a la española que estuvo muy bien: La habitación de Fermat. De esas con gente encerrada en una casa (en una habitación concretamente) y tienen que resolver un enigma. El reparto está formado por Santi Millán, Alejo Sauras, Elena Ballesteros, Federico Luppi y el gran Lluis Homar. Se halla en el catálogo de Amazon Prime Video. Ah, está dirigida por Rodrigo Sopeña y Luis Piedrahieta.

Y otra de misterio y producto nacional: La caja Kovack, diririgida por Daniel Monzón y con Timotty Hutton. Tal vea en Movistar la encuentren. Mientras tanto, en Amazon Prime Video tienen a su disposición El Cid, otra serie que todo el mundo pone a caer de un burro pero, al final, se le echa un ojo y, bueno, para este 1 de enero de Nuestro Señor puede valer de sobra.

Aunque si de espadones y dale que te pego es de lo que se trata, mejor volver a Conan (con Arnold Schwazenegger y Jorge Sanz) o El señor de las bestias (pleistocénica fantasía de culto).

Sí, estamos haciendo un totum revolutum caótico pero así es el primer día de cada año, perezoso y raro. Y maravilloso. Porque seguimos en esta fascinante existencia. También se puede salir a pasear, haga el tiempo que haga. Y mirar las nubes.

De nada.

ADEMÁS: Series de buen rollo para elevar la moral

 

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Tic, tac, tic, tac... Para todos los seguidores de Juego de Tronos, los días, las horas, los segundos pasan muy despacio. La cuenta atrás para el estreno de la quinta temporada, previsto para el 12 de abril, se está haciendo eterna. Más aún si contamos que, desde verano, se han filtrado fotos, argumentos, vídeos y todo tipo de informaciones de la serie. Complicado aguantar tanto tiempo. 

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

No podía ser. La calma chicha que se respiraba en Alexandría, tenía que explotar por algún sitio y lo hizo por el más previsible: Rick Grimes. El sheriff de la comunidad no termina de hacerse a la vida tranquila. Mucho menos a la hipocresía de su gente. No saben lo que pasa fuera, pero tampoco lo que pasa dentro. Y lo que pasa, lo obvian. Eso no va con él. ¿Dejar que peguen a una mujer y a un niño por mantener al cirujano en Alexandría? De eso nada. 

Ver resumen Ocultar resumen

En el último capítulo de House of Cards ya se vio que a Underwood comienzan a salirle rivales hasta en su propia casa. Heather Dunbar (Elizabeth Marvel) ha decidido presentarse como candidata a las Primarias del Partido Demócrata y Frank es un remordimiento andante por no haber sido implacable con ella; por haberse humanizado y haber perdido la oportunidad de desbancarla de la carrera electoral.

Páginas