Siempre tendremos 20 años: cómic y melancolía generacional

Ha publicado Jaime Martín una autobiografía devastadora que tiene también mucho de lamento generacional. No todo el mundo ha podido volverse hipster en estos años de prosperidad y alegría hasta que llegó la crisis. Los hay, como Jaime Martín y sus amigas y amigos, que conservan el pelo largo y las hechuras de heavy metal, como cuando eran los reyes y reinas del barrio. 

Las viñetas de Siempre tendremos 20 años repasan años de infancia, adolescencia, juventud y madurez de alguien que nació en el extrarradio de Barcelona, iba a las verbenas comunistas de la Transición junto a su padre y su madre, tuvo una revelación viendo actuar a los Ramones y se hizo heavy para toda la vida.

Un creador que ha peleado y pelea en la jungla del cómic, desde El Víbora hasta sus publicaciones en Francia, incluyendo premios internacionales que, sin embargo, no dan para instalarse en una buhardilla gentrificada y pasear en descapotable. Da para vivir y Jaime Martín cuenta su vida pasada y la vida de sus camaradas de barrio, con precariedad y sueños truncados a los cincuenta, working class heroes que no suelen tener quien les escriba. Pero ahí está Jaime Martin.

Lean, por favor, Siempre tendremos 20 años y lloren por lo que fuimos y soñamos y no pudimos ser.

Existe muchísmo cómic confesional (autoficción si se prefiere) recientemente en el panorama del tebeo en español. Y se agradece.

En especial se agradece que Jaime Martín ponga el foco sobre una realidad que parece inexistente, con tanta modernidad, tanta clase media satisfecha y tanta juventud universitaria.

Hay gente que se quedó ahí, que sobrevivió como pudo, que le prometieron un mañana mejor y hoy pena en un día a día de difcultades.

La clase obrera no va al paraíso, relata Jaime Martín.

Aunque también hay momentos luminosos, alegría, la complejidad de la existencia.

Todas esas cosas.

Insistimos desde aquí: lean Siempre tendremos 20 años. Hermosísimo cómic. Melancólico también. Pero no vamos a estar riéndonos siempre.

DANIEL SERRANO

ADEMÁS: Grandes películas basadas en cómics (sin superhéroes)

 

 

Ver resumen Ocultar resumen

Nos guste o no el fútbol, a veces miramos El Chiringuito porque es una especie de concurso de histrionismo con algunas figuras cuya capacidad de delirio resulta apabullante.

Es el caso, por supuesto, de Tomás Roncero, madridista hasta la médula y a quien la marcha de Sergio Ramos le trae a mal traer.

Y, naturalmente, había que exhibirlo en la televisión, que para eso está.

He aquí el momento.

Ver resumen Ocultar resumen

Viernes 18 de junio. Julio Ruiz se despide de ustedes. Su Disco Grande es historia de la radio. Arrancó su andadura este espacio musical en 1971, cuando Julio Ruiz contaba con tan solo 18 años y se iniciaba en Radio Popular FM. Después pasó por Radio Cadena Española, Radio 4 y, al fin, en 1991 recaló en Radio 3 cuando Radio 3 se hizo definitivamente moderna en el antiguo sentido de la palabra.

Ver resumen Ocultar resumen

Los caminos que de las celebridades televisivas son inexcrutables y se cruzan cuando menos te lo esperas. Véase el caso de dos personalidades tan diferentes como Kiko Matamoros y Antonio Maestre. Resulta que le colaborador de Sálvame es, contra todo pronóstico, un lector voraz de alta literatura y ensayos. Kiko Matamoros opina acerca de sus lecturas en Twitter y se metió de lleno en la polémica abierta por Ana Iris Simón con Feria (si, el libro que Jorge Javier también está leyendo).

Páginas