Spielberg y Netflix unen fuerzas

¿Habéis oído la expresión "No escupas para arriba porque te puede caer en la cara"? Pues eso mismo le ha pasado al todopoderoso Spielberg, que se ha tenido que tragar sus palabras por haber dicho de este agua no beberé. Porque por la boca muere el pez.

Refranero popular a parte, recordemos que Steven Spielberg había defendido hace dos años que las películas estrenadas en plataformas de streaming y no en cines no deberían concurrir a los Oscar.

Netflix no tardó en contestar: "Amamos el cine. Estas son algunas de las cosas que también nos encantan: Acceso para personas que no siempre pueden pagar o que viven en ciudades sin salas de cine; permitir que todos, en todas partes, disfruten de los estrenos al mismo tiempo; ofrecer a los cineastas más formas de compartir su arte. Estos conceptos no son mutuamente excluyentes".

Pero tranquilos, que la sangre no sólo no ha llegado al río, sino que además, Amblin Partners, la productora del Rey Midas de Hollywood y la plataforma de streaming más exitosa han firmado un acuerdo para hacer "múltiples películas al año". Parece que Netflix ya no daña "la experiencia del largometraje en cines", como dijeron desde Amblin hace ya dos años.

"En Amblin, la narración siempre estará en el centro de todo lo que hacemos, y desde el momento en que Ted [Sarandos, CEO y jefe de contenido de Netflix] y yo comenzamos a discutir una asociación, quedó muy claro que teníamos una oportunidad increíble para contar nuevas historias juntos y llegar al público de nuevas formas", ha dicho Spielberg en un comunicado conjunto con la plataforma.

Sarandos, por su parte, ensalzó el carácter "visionario" y el liderazgo del director para celebrar un acuerdo que en principio no afectará al ya firmado por Amblin con los estudios Universal.

Parece que el director y la plataforma limaron asperezas después del éxito que tuvo en Netflix el estreno de El juicio de los 7 de Chicago, filme de Amblin. Su distribuidora original, Paramount, vendió la película al gigante de streaing debido a la pandemia y aún así obtuvo seis nominaciones a los Oscar.

Lo que todavía no se sabe es qué títulos de Amblin pasarán a formar parte del catálogo de Netflix. The Good House, con Kevin Kline y Sigourney WeaverThe Last Voyage of the Demeter, un título de terror, o la comedia Easter Sunday, con Jo Joy, están sobre la mesa.

SARA FLAMENCO

ADEMÁS: ¿Por qué no dirigió Steven Spielberg 'Tiburón 2'?

Dani DeVito Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Conocemos los nombres de los actores. Jared Leto, Jack Nicholson o Danny DeVito, por ejemplo. Y conocemos algunos de los aspectos de sus personajes en la gran pantalla. Entonces, ¿cuál es el problema? Pues que son malos, malísimos, lo peor. Bueno, según desde el lado que se mire. Porque si lo hacemos desde el suyo, son lo mejor, sólo que quieren acabar con el mundo, o en el mejor de los casos, quedarse con él para que sea algo así como su propio cortijo.

Ver resumen Ocultar resumen

El fútbol y el cine son dos de las industrias de entretenimiento de nuestro tiempo. Arrastran a millones de personas; una a las salas y otras a los campos, pero en ambos caso son capaces de crear ídolos y hacer más llevaderos los fines de semana de muchas personas. Pero de un tiempo a esta parte, aunque hubo antes algún ejemplo, los futbolistas están empezando a hacer pequeños papeles en el mundo del cine.

Ver resumen Ocultar resumen

Estamos hablando del mismísimo Iron Man, del hombre que se metió en la piel del inspector Sherlock Holmes y que, incluso, cambió el color de su piel en la película Tropic Thunder. Un actor llamado Robert Downey Jr. de los que, si algo le huele a chamusquina durante una entrevista, se levanta y se va. Pero sin decir eso de hasta nunqui (como decía una rubia concursante de la última edición de Gran Hermano Vip).

Páginas