Terry Richardson, el Harvey Weinstein de la moda, empieza a ser vetado

Poco a poco, las réplicas del terremoto Harvey Weinstein, empiezan  a llevarse por delante a nombres conocidos. Y no sólo en la industria del cine, como James Toback o Roman Polanski. El último en ver cómo su nombre es vinculado con múltiples abusos ha sido el famoso fotógrafo Terry Richardson, al que ya conocen como el Harvey Weinstein de la moda. 

Según recoge el diario The Telegraph, los responsables de revistas como Vogue, Vanity Fair o GQ en varios países, fueron notificados por James Woolhouse, el vicepresidente ejecutivo de Condé Nast International, en el que vetaba desde ese momento todo tipo de colaboración o trabajo con Terry Richardson.

La prohibición no sólo se debía aplicar desde ese momento en adelante, sino que cualquier colaboración acordada con él, incluso cualquier material pendiente de publicación y ya realizado, quedaba anulado de forma tajante. 

 

LATE AUGUST MOOD @mileycyrus#mileycyrus #terryrichardson

Una publicación compartida de Terry Richardson (@terryrichardson) el

ADEMÁS: James Toback, un nuevo caso Harvey Weinstein, acusado de abusos sexuales por 38 mujeres

El motivo no es otro que las acusaciones recogidas por The Sunday Times, en un artículo que recopilaba múltiples acusaciones de abusos sexuales vertidas por modelos durante décadas. 

El fotógrafo, quien mantiene la callada por respuesta, sí que está acostumbrado a desmentir este tipo de acusaciones, más habituales de lo que cabría esperar en una carrera profesional. Una de las más sonadas, se dio el pasado 2014 cuando hasta seis modelos le acusaron de haber abusado de ellas. La respuesta de Terry Richardson fue negar los abusos. 

 

#tbt @beyonce my second favorite twin mom #beyonce #terryrichardson

Una publicación compartida de Terry Richardson (@terryrichardson) el

ADEMÁS: 10 víctimas de Harvey Weinstein cuenta cómo fueron sus abusos

"Trabajo con mujeres adultas que saben muy bien la naturaleza de su trabajo. Nunca he amenazado a alguien para que haga algo que no quiere. Respero a quien trabaja conmigo y acepto sus decisiones". Es decir, niega los abusos, pero reconoce implícitamente las relaciones con muchas de las modelos. 

A raíz de estas acusaciones, ese mismo año se hizo viral el hashtag #NoMoreTerry, una etiqueta con la que desde Twitter se pedía un boicot al fotógrafo. No funcionó demasiado bien, pues Terry Richardson ha seguido trabajando para las mejores firmas, y con artistas de la talla como Miley Cyrus o Beyoncé

 

#summerfriday @angelcandices in Vogue Japan, 2012 #terryrichardson #candiceswanepoel

Una publicación compartida de Terry Richardson (@terryrichardson) el

ADEMÁS: Italia carga contra Asia Argento por 'consentir' los abusos de Harvey Weinstein

No obstante, parece que esta vez la cosa es distinta. Hollywood se está concienciando, a la fuerza pero concienciando, de un problema que lleva décadas escondido, y Terry Richardson puede ser la siguiente gran estrella en caer. No será el último del mundo de la moda donde, como han admitido modelos de la talla de Doutzen Kroes, "el maltrato es conocido y tolerado". Bueno, eso era antes. 

Fotos: Cordon Press e Instagram

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Arrancó sin muchas pretensiones y no haciendo mucho ruido pero se mantuvo durante cinco años haciendo que los cotilleos de un grupo de compañeros de colegio pijos del Upper East Side neoyoquino fueran la comidilla de muchas espectadores en todo el mundo.

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Jessica Alba, Olivia Wilde, Helen Mirren... Todas ellas tienen dos cosas en común (entre otras muchas): son estrellas de Hollywood... ¡y usuarias habituales de Metro y no son las únicas! Cuando cojas el suburbano, fíjate junto a quien vas sentado, puede ser toda una superstar. 

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Los grupos para adolescentes  siguen teniendo un gran tirón entre el público, pero si hay una década en la que eran  proliferaron casi como setas fue en los 90. Conquistaron los corazones de medio mundo y sus caras forraban las carpetas de casi la otra mitad. Pero todas esas bandas por lo general tienen una fecha de caducidad próxima en el tiempo a su creación. Así que ahora que han pasado veinte años es momento para comprobar en qué estado se encuentran esos grupos y los componentes de los mismos.

Páginas