Un simpático troleo por cortesía de Twitter

"Por favor, troléenme"

Si Dani Rojas, el protagonista de este tuit viral, hubiera puesto eso, en vez de una petición de ayuda, habría obtenido el mismo resultado. 

Pero optó por el camino largo, es decir, el de escribir más caracteres.

Allá cada cual con su tiempo. 

"Sólo tengo esta foto en Madrid pero mi madre no sabe que fumo, algún genio del Photoshop sabrá quitarme el cigarro? Gracias". 

ADEMÁS: Salma Hayek antes de ser Salma Hayek

Y han salido los genios. 

Y han hecho su magia. 

El cigarro ha desaparecido de las formas más inverosímiles, divertidas y chanantes imaginables, dejando claro que en Twitter el talento sigue desbordando. Y sin necesidad de challenges.

Dicho lo cual, y viendo que Dani Rojas es cómico, todo huele a estrategia de marketing. Y si lo es, sólo queda pedir muchas más como ésta. Sencillas, directas, divertidas e imperecederas. 

Las cosas como son, donde estén este tipo de publicaciones, que se quiten los bulos y las consignas, a pesar de que a algunos les hagan más gracia los segundos

ADEMÁS: El inesperado fichaje de Anabel Alonso

Fotos: Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Hay momentos en la vida en los que, por muy importante que seas, debes dejarlo todo de lado para atender cuestiones más importantes.

Eso es lo que le ha ocurrido a Helena Resano, presentadora de La Sexta Noticias, que ha dejado de lado el plató de televisión donde acude cada mediodía por cuidar a la persona que quiere.

Ver resumen Ocultar resumen

Está claro que Risto Mejide se ha propuesto acabar, él solo, con el paro en España

Sólo así se entiende el trasiego de tertulianos que tiene en las últimas fechas.

Este jueves, le ha tocado el turno a Esperanza Aguirre, quien se ha estrenado en Todo es Mentira, tras varias semanas anunciándolo. 

Ver resumen Ocultar resumen

¿Puede ser Quique Peinado la persona que más presencia tenga en medios? 

Entre zapeos, buenismos, gagas, NBA y demás, es casi imposible no encontrar a diario al periodista en radio o televisión

Y ojo, que todavía tiene tiempo de tuitear, algo que enerva de forma notable a gran parte de la derecha más reaccionaria

Páginas