Un año sin Pau Donés

Tengo una relación compleja con el cáncer. Lo sé, he dicho una obviedad, todo el mundo tiene una relación compleja con el cáncer, pero ésta es la mía. Mi padre murió hace tres años de cáncer de colon y a mi pareja le diagnosticaron cáncer hace unos meses. Le tengo manía, qué le vamos a hacer.

Por eso, cuando me dijeron que viera Eso que tú me das, la charla que mantuvieron Pau Donés y Jordi Évole dos semanas antes de morir el músico, me negué. "Para llorar, ya tengo la vida". Y qué equivocada estaba.

Cuando por fin lo vi, terminé con los ojos llorosos y una sonrisa: "Yo estoy aquí para hablar de la vida, no de la muerte. Desde el primer día que me dijeron: 'Te vas a morir', a mí lo que me interesa es la vida". Porque es muy humano darte cuenta de que quieres vivir cuando ya no puedes y eso es lo que quiso enseñarnos Pau Donés: a vivir como "como si fueras a morir mañana", como diría Leiva.

Pau Donés nos habla de sus ganas de vivir, de cómo estaba enfadado con el cáncer pero que "es lo que hay", decía. Resignado a morir sin quererlo, pero con la convicción de haber disfrutado de la vida. Quizá su único reproche fue no haberle dedicado el tiempo que merecía su hija Sara, algo que intentó enmendar cuando le diagnosticaron cáncer y dejó los escenarios para estar con ella.

Al final de sus días, un cantante famoso, alguien que lo ha tenido todo, que ha disfrutado del éxito a manos llenas pero intentando mantener siempre los pies en la tierra, se despide en la tranquilidad del Vall d’Aran. Acompañado de su familia, su padre, sus hermanos, su hija y su exmujer, quien ya no era su pareja pero sí parte de su familia, Pau Donés quiso compartir con nosotros su amor por la vida, por si se nos pegaba un poco.

Jordi Évole, quien ha entrevistado a personajes muy importantes en las situaciones más inverosímiles, se enfrentaba así a la charla más dura de su vida, pero a la vez la más esperanzadora. Se le veía nervioso, sin saber muy bien cómo hablar, mientras Pau Donés estaba sereno, sabiendo que sus días se acababan pero que estaba donde quería estar. ¿Cuándo ha sido la última vez que has estado realmente donde querías estar y no donde debías?

Al final del documental, Pau Donés no decía adiós, decía gracias: "...no sé si despedida es la palabra. Muchas gracias por todo. Eso que tú me das es una canción de agradecimiento porque lo que me ha dado la vida ha sido estupendo. He estado muy bien, lo he pasado muy bien, he pasado mejores momentos, momentos más duros, pero la vida se la agradezco a quien sea. Yo como he vivido estoy súper agradecido. Muchas gracias", decía antes de arrancarnos la última sonrisa acompañada de una lágrima.

Eso que tú me das es una despedida, pero no es amarga. Es la forma de decir adiós de un hombre que quiere celebrar la vida, que no quiere irse pero que sabe que no le queda más remedio. Un hombre que quiere reír, quiere llorar, que quiere incluso sufrir si eso significa que sigue viviendo. Un hombre que sabe que no va a poder ser y, en sus últimos días, quiere contar lo maravillosa que fue su vida, lo que aprendió y lo en paz que se va a ir. Eso que tú me das es la forma de celebrar la vida de alquien que está muriendo. ¿Triste? Un poco. ¿Esperanzador? Mucho.

SARA FLAMENCO

Ah, por cierto, laSexta emite esta maravilla el miércoles 9 de junio en conmemoración del primer aniversario de la muerte de Pau Donés. Si necesitas renovar tus ganas de vivir, ya sabes lo que tienes que hacer.

ADEMÁS: 'Lo que el pulpo me enseñó': el documental de Netflix que ganó el Oscar

Ver resumen Ocultar resumen

La existencia de los móviles y de las redes sociales ha desdibujado la delgada línea que separa lo público y lo privado. Hoy en día subimos fotos a Instagram o Facebook, vídeos a TikTok, o nos desnudamos completamente contando nuestra historia en Twitter.

Pero, ¿qué pasa cuando no eres tú quien elije exponer su vida públicamente sino que otros toman la decisión por ti?

Ver resumen Ocultar resumen

Por fin acaba de comenzar el rodaje de Sentimos las molestias, la nueva serie de Juan Cavestany y Álvaro Fernández Armero, creadores de Vergüenza, que cuenta con Antonio Resines y Miguél Rellán como protagonistas.

Ver resumen Ocultar resumen

Ropas coloridas, pelos churruscados con la permanente, labios pintados con el perfilador por fuera, sudaderas de sky de colores fluorescentes... nos encontramos en los 90, el escenario fetiche para las mejores producciones de ficción.

Páginas