Un debate soporífero

Fue una colección de monólogos y cuando la cosa se calentaba ahí estaba Xabier Fortes para cortar el rollo pese a que pidiera a los candidatos que (con la debida educación) "se perdieran el respeto", como si animase a los recién llegados a un club de intercambio de parejas. Pero no pasó nada. A los cuatro asistentes a la contienda se les percibía atenazados por el miedo a errar así que practicaron el tranquiler ese que anuncian en la radio con estruendo de sonoros ronquidos.

Ninguno brilló especialmente y el que más arriesgó, Albert Rivera, lo hizo con una foto enmarcada de Torra y Sánchez que daba risa y un "¿escuchan eso? Es el silencio" de cursilería abrumadora.

¿Ganadores y perdedores? Qué más da. Todo fue aburrido y el formato, con un milimétrico control de los tiempos y sin repreguntas, resultó anticuado y tibio.

Escriben los aduladores que Pedro Sánchez mantuvo durante toda la noche un "tono presidencial" para disimular que se limitó a soltar su argumentario sin atender a lo que se le requería. Se estaba hablando del salario mínimo y Sánchez dijo: "Hoy es el Día Mundial de la Tierra". Y todo así. A su aire. Recitando su temario escrito, a veces, con tono de monólogo de Comedy Central. Porque, según dicen, parte de sus discursos se los escribe en Moncloa un monologuista.

Por no contestar ni contestó a Pablo Iglesias cuando le reiteró una pregunta fundamental: ¿pactará el PSOE con Ciudadanos? El deseo se escapó por los ojos de Sánchez cuando miró a Rivera, tan cerquita, y le dijo: "Qué decepción, yo que pacté con usted".

En cuanto a Pablo Casado, estuvo entre el aturdimiento y la reiteración permanente y se le da por derrotado en las tertulias aunque tampoco sé muy bien por qué.

Pablo Iglesias con la Constitución en miniatura que lleva a todos lados. Estuvo bien. Sin más.

Y luego el minuto de oro. Rivera, ya lo hemos dicho, hizo un poco el ridículo. A Pedro Sánchez le regaló el realizador, para acabar, un zoom dramático hacia su rostro que dio a sus palabras el empaque del que carecía el contenido de su discurso. Menudo tostón. Y aún así el debate de TVE hizo buena audiencia. 

Nadie echó de menos a VOX. Ya les llamarán hoy en Espejo Público.

DANIEL SERRANO

ADEMÁS: Lecciones de (anti)periodismo de Javier Negre

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Mariano Rajoy ha vuelto, al menos por un día, a la primera línea informativa

Y lo ha hecho para presentar un libro titulado Política para adultos. 

Curiosamente, dos de sus invitados han hecho caso omiso a lo que propone el libro y han protagonizado una cobra que ha dado mucho que hablar. 

Ver resumen Ocultar resumen

Camino de los dos años de pandemia, muchos medios siguen dispuestos a dar consejos realmente cuestionables a la población. 

Tal es así que, recientemenre, en Ya es mediodía, sorprendían con la que venían a denominar Dieta por Infección de Covid-19

Básicamente, era una dieta "para ganar peso ante la falta de olfato y gusto que origina el Covid-19". 

Ver resumen Ocultar resumen

Hace tres semanas, Bertín Osborne pasaba por La Resistencia y se lo pasaba en grande con David Broncano

Eran buenos tiempos para el presentador. Bueno, y lo siguen siendo. Pero claro, ahora se sabe que el presentador fijó su residencia en Luxemurgo y facturó a través de Panamá, para evitar pago de impuestos, tal y como ha contado El Confidencial en exclusiva

Páginas