Una de zombies por Zack Snyder

El género zombie nunca muere (guiño, guiño). Zack Snyder, el director más de moda últimamente por haber capitaneado el Snyder Cut de 'La Liga de la Justicia' es el encargado de dirigir 'El Ejército de los muertos', el esperado largometraje original de Netflix.

¿Qué podemos esperar de una nueva película de zombies si ya está todo dicho? Pues ahí te equivocas. En una nueva vuelta de tuerca, Snyder nos presenta a una nueva raza de no muertos que no se deja guiar (sólo) por sus más bajos instintos, sino que piensan (será por su afición a comer cerebros) y se organizan en un gran ejército para ponerles las cosas difíciles a los protagonistas.

Pero, ¿es lícito matarlos si son seres pensantes? Supongo que eso depende de si intentan matarte a ti, claro, pero los dilemas morales están ahí. Échale un vistazo al tráiler porque pinta entretenida y salpicada de toques de humor negro.

'El ejército de los muertos' nos sitúa en Las Vegas donde, tras un brote zombi, la ciudad ha quedado en ruinas y aislada del resto del mundo. Scott Ward (Dave Bautista), un antiguo héroe de la guerra zombi, ahora se dedica a hacer hamburguesas en las afueras de la ciudad cuando es abordado por el jefe del casino Bly Tanaka (Hiroyuki Sanada). Tanaka le hace la propuesta definitiva: irrumpir en la zona de cuarentena infestada de zombis para recuperar 200 millones de dólares que se encuentran en una cámara acorazada, y hacerlo antes de que la ciudad sea bombardeada por el gobierno en 32 horas.

Ward acepta el reto con la esperanza de que el dinero le ayude a reconciliarse con su hija Kate (Ella Purnell) y reune a un equipo de expertos para el atraco: María Cruz (Ana de la Reguera), una mecánica experta y vieja amiga de Ward; Vanderohe (Omari Hardwick), una máquina de matar zombis; Marianne Peters (Tig Notaro), una escéptica piloto de helicópteros; Mikey Guzman (Raúl Castillo), un influencer para el que “todo vale” y su inseparable otra mitad, Chambers (Samantha Win); Martin (Garret Dillahunt), el jefe de seguridad del casino; una guerrera conocida como el Coyote (Nora Arnezeder) que recluta a Burt Cummings (Theo Rossi), un guardia de seguridad de poca monta; y un alemán brillante experto en abrir cajas fuertes llamado Dieter (Matthias Schweighöfer). 

Pero no todo iba a ser tan fácil como entrar en una ciudad hasta la bandera de zombis deseando comerse tu cerebro. A Ward se le multiplican los problemas cuando su hija Kate se une a la expedición para buscar a Geeta (Huma Qureshi), una madre que ha desaparecido dentro de la ciudad.

¿Te llama la atención? Pues aún hay más y es que resulta que los zombies que han ocupado la capital del juego no son despojos inútiles y lentos que van perdiendo miembros por el camino. Los zombies de 'El ejército de los muertos' son inteligentes, llegando a tenderse emboscadas en su camino hacia el dinero. Son rápidos y fuertes, por lo que no puedes contar ni con tu superioridad física. Y, para rematar, no sólo hay humanos, sino que también tienen que estar pendientes de que un tigre-zombi no les arranque la cabeza a mordiscos.

Todo muy fácil, ¿qué podría salir mal? Habrá que esperar al 21 de mayo para verlo, tanto en Netflix como en las salas de cine.

ADEMÁS: 'House of Gucci': Lady Gaga y controversia

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una edición rara la de los Oscar 2021 y la retransmisión de la gala se saldó con un rotundo fracaso de audiencia. La gran industria quedó en hibernación (salvo excepciones) y la temporada cinematográfica ha sido una oportunidad para el streaming, el cine independiente y las apuestas arriesgadas. No ha habido una mala cosecha (para la que está cayendo). La crepuscular Nomadland, la empoderada Una joven prometedora, el hedonismo salvaje de Otra ronda, la militancia inteligente de Judas y el Mesias Negro.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una gala lentísima, con discursos eternos y un ritmo cansino como hacía tiempo no se daba. Lo de hacer una gala que pareciera una película, se ha conseguido, si la película era Roma, de Alfonso Cuarón. 

A pesar de todo, la 93ª gala de los Oscar ha dejado varios momentazos, una alfombra roja reducida pero tremenda y, sobre todo, un protagonista inesperado con una historia igual de inesperada y dura: la dedicatoria del Oscar de Thomas Vinterberg a su hija fallecida. 

Ver resumen Ocultar resumen

Y cuando todo apuntaba a que el Oscar póstumo a Chadwick Boseman cerraría la gala más aburrida de los últimos años, saltó la sorpresa. Anthony Hopkins, cuya actuación en El Padre es la mejor del año, se lleva de forma justa su segundo Oscar (tras el que se llevó por Hannibal Lecter en El Silencio de los Corderos en 1991). 

Así, el actor británico se convierte en el más veterano en ganar un Oscar, con 83 años. La faena es que ha sido de los pocos que no ha acudido a la gala para recogerlo. 

Páginas