Una tarde junto a Christian Gálvez en la Feria del Libro

Hace remotas glaciaciones escribí un libro con mi padre y recientemente la amabilísima gente de la editorial Frida se prestó a reeditarlo, razón por la cual este domingo 11 de junio estaba yo (y estaba mi padre) sudando la gota gorda en la Feria del Libro a la espera de lectores ávidos de nuestra firma.

El caso es que nos hallábamos en la caseta de la Casa del Libro y nos tocó con Christian Gálvez al lado

Señoras y caballeros, niños y niñas y también mascotas hacían cola más de media hora antes y al menos dos  personas preguntaron si había que comprar un libro para conseguir la firma del presentador de Pasapalabra y gran experto internacional en Leonardo Da Vinci.

Incluso hubo quien pretendió, en un rapto de confusión, que Christian Gálvez le firmarse el libro de otra de las autoras de la caseta.

- ¿Si compro este libro me lo firma Christian?

- Se lo firmo yo que para eso lo he escrito. Luego Christian que haga lo que quiera.

Al fondo (era una caseta amplia) estaba el padre Ángel a los suyo y no le faltaron admiradores.

¿Y cómo es Christian?

Ahora bien. Al César lo que es del César. Christian Gálvez (por mucha rabia que nos provoque el hecho de que firmarse muchísimos más libros que nosotros) transmite buen rollo y trata a la gente fenomenal.

Aguanta el chaparrón, saluda a los que pasan y gritan su nombre (¡Christiaaaan!) y deja caer, a lo largo de la tarde, varias citas eruditas sobre Da Vinci (lugar de fallecimiento, fecha, obra selecta, etc).

christian-galvez-en-la-feria-del-libro

Tiene pinta de buen tipo y por eso las masas le adoran. Muchísimos niños llegan a la caseta y se quedan embelesados mirándolo, como fascinados porque ese muñeco que ven en la tele cada tarde haya salido del aparato y esté ahí, rubricando como si no hubiese mañana.

Christian Gálvez tiene tatuado en el antebrazo la mano de Dios y la mano de Adán que pintó Miguel Ángel en la Capilla Sixtina. Su renacentismo es total.

Le preguntan los responsables de la caseta si, cuando llegue la hora fijada, se corta el grifo de admiradores que buscan su firma y él contesta:

- No, no, mientras no atienda a todos no me voy.

¿Lo ven?

Un tipo estupendo, simpático y educado.

Firmó chorrocientos libros y nosotros cinco o seis ejemplares pero lo asumimos con deportividad y nos lo pasamos bien, qué caramba. Lo importante es participar.

DANIEL SERRANO

Fotos: Cordon Press

Ver resumen Ocultar resumen

La factura de la luz sigue su escalada demencial hasta cotas inimaginables y, obviamente, esa subida afecta más a unos hogares que a otros.

Para comprobar esta diferencia, Thais Villas ha vuelto a ir a un barrio rico y a otro obrero de Madrid, para preguntar por el asunto.

De media, la luz ha subido 130 euros en el recibo de cada hogar. La pregunta ha sido sencilla, ¿qué harían con esos 130 euros?

Ver resumen Ocultar resumen

Se retiró Sala Sálamo de Twitter pero no tanto. Sigue opinando, lo cual es saludable porque la actriz tiene una mirada libre y muy interesante sobre diversas cuestiones. Por ejemplo, esa llamada a través de redes sociales que algunos usuarios hacen a la gente famosa para que colabore en difundir mensajes positivios sobre salud mental.

Pero apunta Sara Sálamo a que resulta hipócrita defender de modo genérico la salud mental y luego participar en linchamientos contra famosos y famosas en Twitter.

Algo que ella conoce bien.

Ver resumen Ocultar resumen

Desolador panorama en Madrid y otros feudos populares de España con respecto a la vivienda y sus precios.

Tras el anuncio de la Ley de Vivienda, con la que el Gobierno Central pretende, entre otras cosas, controlar el precio de los alquileres, el alcalde de Madrid y la presidenta de la Comunidad de Madrid ya han avisado que no aplicarán tal ley y dejarán que los precios sigan disparados.

Lo realmente curioso, en el caso del edil, es que lo ha hecho con una soberbia y una sinceridad impropia de una decisión como la que ha tomado.

Páginas