Vísteme despacio que tengo pizza: Jordi Cruz nunca estuvo tan bueno

"Vamos a hacer como si nada". Nunca una petición en Twitter cayó en un saco tan vacío. 

Obviamente, Jordi Cruz sabía que iba a ser imposible calmar a los tuiteros, cuando éste se presentó en 'Masterchef Junior' disfrazado de pizza. Un disfraz que, a pesar de no valerle para superar al Jordi Cruz bueno, el de 'Art Attack', sí que le permite sumar puntos entre muchos de sus haters. No digamos nada entre sus fans, que se habrían comido al chef, con traje incluido. 

Lo peor del asunto es que el disfraz de Jordi Cruz era, de largo, el más complicado de defender en un programa en el que hubo disfraces para todos. 

ADEMÁS: Seguimos sin distinguir al Jordi Cruz bueno del Jordi Cruz malo

Eva González iba de estatua de la libertad. Muy ridícula, sí, pero apenas reconocible. Algo es algo. Por su parte, Samantha Vallejo-Nágera y Pepe Rodríguez estaban espectaculares con sus trajes oriental y escocés, respectivamente 

Viendo la foto de grupo, queda claro que alguien en la cúpula de TVE tiene algo contra Jordi Cruz. Obviamente, el chef se lo toma con humor, al igual que las redes sociales. 

ADEMÁS: Habéis atacado al Jordi Cruz equivocado

Si se mira desde un punto de vista pragmático, Jordi Cruz nunca ha estado tan bueno como con este disfraz. Vísteme despacio que tengo pizza.

Fotos: TVE

Ver resumen Ocultar resumen

Los reality shows llevan viviendo una época dorada en nuestro país desde que comenzó Gran Hermano allá por el año 2000. Y es que, aunque nos lo neguemos a nosotros mismos, todos somos un poco voyeurs y nos encanta saber lo que hacen los demás en su intimidad.

Ver resumen Ocultar resumen

Si algo no se le puede negar a Netflix es la variedad. Tiene películas y series de gran calidad, pero si se tiene que dar al entretenimiento puro y duro, de ese que se consume con media neurona, se da sin ningún problema.

Desde que descubrió el mundo de los realities, no ha habido manera de pararle y ha ofrecido auténticas joyas que, si bien no pasarán a los anales de la historia, sí nos hacen pasar un rato entretenido.

Ver resumen Ocultar resumen

A medio camino entre First Dates y Mask Singer se ha quedado uno de los últimos y más bizarros programas de Netflix.

Sexy Beasts se presenta como un dating show diferente y original, en el que los solteros que se presenten a buscar pareja, lo harán ataviados con tremendo maquillaje de animales, monstruos y bestias y una serie de prótesis para que sean, absolutamente, irreconocibles.

Páginas