Vuelta a los 90: ahora puedes jugar a 'Tres en Raya' en 'Espejo Público'

Quien piense que el modo nostalgia sólo está activado en Hollywood, es que no ha echado un ojo a la televisión española en algunas de sus franjas. 

Ya no hablamos de series ambientadas en el siglo XX, presentadores que huelen a naftalina o tertulias de antaño. Ahora hablamos de la vuelta a los concursos más clásicos y elementales: los de llamar y concursar en directo. 

A eso ha vuelto 'Espejo Público' (Antena 3), donde han recuperado un formato que el último premio que repartió fue en pesetas: 'Tres en Raya'

ADEMÁS: La respuesta más loca sobre cine que has visto en un concurso de TV

Diego Revuelta será quien conduzca este espacio diario en el programa de mañana de Antena 3. Y sí, es lo que todo el mundo está pensando. Un espectador llamará a un teléfono habilitado (un 905) y elegirá un representante de los presentes en el plató para que se convierta en su ficha. 

Otra persona del plató será el rival del espectador, e intentará que no se lleve el premio de las 'Tres en Raya': 300 eurazos. 

Si gana el espectador, dinero al bolsillo. Si empata o pierde, premio de consolación, aplauso del público y 300 euros acumulados para el premio del día siguiente. 

ADEMÁS: El Juego de los Años: ¿Acertarías la edad de estas celebrities?

La realidad es que los concursos en Antena 3 están funcionando de maravilla desde hace años. 'La ruleta de la suerte', 'Ahora Caigo' o 'Boom!' arrasan en sus franjas horarias. Ahora, está por ver lo de las 'Tres en Raya'. 

Lo bueno es que si no funciona, siempre quedarán opciones como los Chinos, la Brisca o Piedra, Papel o Tijera. Será por juegos antiguos. 

Fotos y vídeo: Atresmedia

Ver resumen Ocultar resumen

Madrid es libre. 

Por fin. 

Cualquiera diría que el PP no lleva gobernando 26 años en la Comunidad de Madrid, viendo la campaña que han hecho. 

Ver resumen Ocultar resumen

Lo saben bien quienes acuden al plató de Sálvame con asiduidad: la televisión es una trituradora de carne en la cual eres un personaje querido durante una o dos temporadas pero después, para amenizar la sobremesa, se te convierte en villano y te insultan por la calle. En el caso de Pablo Iglesias este mecanismo televisivo se llevó al extremo y el chaval con coleta tan simpático a cuyo domicilio vallecano acudió Ana Rosa Quintana se transformó últimamente en un ser demoniaco al cual Vicente Vallés exorcizaba casi todos los días.

Ver resumen Ocultar resumen

La vida sigue y, una vez superado el batacazo del progresismo en las elecciones madrileñas, Ismael Serrano ha salido en Zapeando y ha demostrado que el humor no tiene por qué decaer ni tan siquiera en momentos políticamente tan catastróficos para alguien de izquierdas como él. Oye, así es la existencia, una montaña rusa en la que hoy Salvador Illa ganas las elecciones en Cataluña (y no sirve para nada) y mañana las gana Ayuso en Madrid (y vaya si sirve). 

Páginas