Vuelve la influencer de la hidratación: "Me contagio yo, es mi p*** problema"

Tiene casi 4 millones de seguidores en TikTok, a los que se suman 1,6 millones en Instagram.

El altavoz con el que cuenta Marina Yers es envidiable, pero en vez de usarlo de forma responsable, lo utiliza como una oda al yoísmo tan peligrosa en plena pandemia como censurable

La influencer, quien ya la lió hace unos meses al asegurar que el agua deshidrataba, ha ido ahora un paso más allá. El tema de la polémica ha sido el uso de las mascarillas. Un uso que, directamente, rechaza. 

ADEMÁS: ¿Qué cantidad de agua hay que beber a diario?

"Os han lavado el cerebro con esto de las mascarillas. ¿Qué problema tenéis? Si no me la quiero poner es problema mío. Estoy en mi casa, en mi urbanización, con mi vecina. No me la pongo", comentaba en un vídeo de TikTok que, eso sí, ha borrado posteriormente. 

Y es que en ese vídeo dejaba perlas como ésta. "Que hay una pandemia mundial y todo lo que tú quieras pero, ¿qué te influye a ti que no me la ponga yo? Me influye a mí, me contagio yo, es mi puto problema". 

ADEMÁS: El significado de los sueños

En un tono de ofensa, Marina Yers también abrazaba las teorías de la conspiración y negacionistas sobre el coronavirus. "No tengo personas mayores en casa, a mi madre le da igual, de hecho, no cree en el coronavirus y yo no me creo nada del Gobierno ni de los medios de comunicación", aseguraba. 

Con esta polémica intervención, Marina Yers tira por tierra dos de los mantras a los que más gente se ha aferrado en los últimos años. Por un lado, queda claro que de ésta no salimos mejores. Y, por otro lado, Spiderman estará triste porque si todo gran poder conlleva una gran responsabilidad, el poder de influenciar de algunas personas, genera justamente lo contrario, la irresponsabilidad más absoluta

Fotos: y vídeo: Marina Yers

Ver resumen Ocultar resumen

Los sobrinos de Felipe VI han vuelto a saltarse las normas y, esta vez, han salido de Madrid cuando estaba prohibido

Ver resumen Ocultar resumen

Ser madre es, a la vez, lo más duro y maravilloso del mundo. 

Y sí, para los padres ofendiditos, la labor paternal también es dura y maravillosa pero, seamos serios, a los padres no les sacan un pequeñajo de 3 kilos en adelante de su vientre. 

Una vez aclarado lo de que las mujeres son las que dan a luz, nos centramos en una que se ha estrenado recientemente en el maravilloso mundo de la maternidad: Ana Morgade

Páginas