16 películas, consideradas obras maestras, que no ganaron el Oscar a mejor película

Valorar una película como la mejor del año no deja de ser algo subjetivo; y es que por muchos premiosy reconocimientos que atesore, siempre es posible que a alguien le parezca un tonstón infumable, digna de acaparar todos los reconocimientos en los Razzie (como estos nominados que aspiran a ello el 27 de febrero).

Pero también es cierto que hay filmes, que casi de forma unánime, reciben el reconocimiento de crítica y púlbico. A nadie se le ocurre (o a muy pocos) cuestionar que son merecedoras de pasar a la historia del séptimo arte como obras maestras. Y muchas de ellas, acaban saboreando el éxito en el mismo año de emisión. 

Geniales, pero sin Oscar

La Academia les reconoce la calidad, y les premia con un Oscar a mejor película. Ahí están El Padrino, Casablanca, Los mejores años de nuestra vida, De aquí a la eterninad o Ben Hur. 

Pero también otras que han pasado al recuerdo como filmes de un grandísimo nivel, que todo aquel que aspire a cineasta ha de ver, se quedaron sin estatuilla, como estos grandes actores de nuestro tiempo. De hecho, algunas de ellas no sólo es que no ganaran, sino que ni tan siquiera fueron nominadas. Eso sí, muchas, como el buen vino,  han envejecido bien y han mejorado mucho con el paso del tiempo. 

Ciudadano Kane

En cualquier libro, que surgen a modo de manual, para recomendarnos películas que en ningún caso podemos perdernos se encuentra Ciudadano Kane. De hecho, la obra de Orson Welles está considerada por muchos críticos y expertos en cinematografía como la mejor película de todos los tiempos. 

Algo en lo que en 1941, la Academia del cine no anduvo de acuerdo. No en vano, fue ¡Qué verde era mi valle! quien se alzó con el triunfo. Le quedó el consuelo de ganar el mejor guion (tuvo 9 nominaciones) y pasar al recuerdo como un gran título, por delante de quien le venció aquel año. 

Pulp Fiction

Quizá se trate de la película de Quentin Tarantino más valorada, la que después de Reservoir Dogs le consolidó como un director especial, diferente y de culto para muchos. Siete fueron las nominaciones (se llevó el mejor guion) que recibió está loca historia, pero la Academia del cine prefirió una historia más tierna, como es Forrest Gump. 

Eso sí; nada ha impedido a Pulp Fiction convertirse en un cinta que pasó a la historia. Tal vez, si el casting hubiera sido otre, como en el que pensó Tarantino, no hubiera ocurrido lo mismo. 

¡Que bello es vivir!

Que llegue una Navidad y no se vea en la televisión ¡Qué bello es vivir! es casi romper con una tradición como quitar el árbol y las bolas en esas fechas. 

La película de Frank Capra y que protagoniza James Stewart es de esas que te reconcilia con el género humano, que tiene el optimismo por bandera y que nos lleva a los mejores años de Hollywood. Tuvo seis nominaciones y logró una estatuilla en efectos especiales. La triunfadora en 1946 fue Los mejores años de nuestra vida. No se puede decir que fuera un robo. 

Cantando bajo la lluvia

Todo el mundo, al menos una vez en la vida, seguro que ha tarareado la mítica banda sonora de este musical de 1952. En cuanto a los musicales debe de tratarse de los más legendarios, junto a West Side Story y, en una menor escala, Grease (que revivió con un directo brutal Fox).

Pues a los académicos no les pareció para tanto. Al menos, en 1953 -año en el que venció El mayor espectáculo del mundo.-. Como es tradición en Hollywood el hecho de ser un musical les penalizó. Tan sólo tuvo nominaciones a mejor banda sonora y actriz de reparto. Ni rastro de mejor película. Un olvido imperdonable. El baile de Gene Kelly vale más cualquier Oscar

Fargo

Para muchos es la película más redonda de los hermanos Coen; donde humor, guion, actuaciones de los actores y violencia mejor confluyen, dando lugar a una película formidable. Otros creerán que es El gran Lebowski. Sea como sea, fue otro semillero de grandes personajes de estos dos genios, como todos estos otros. 

Estuvo nominada a mejor película, y como otras derrotadas logró llevarse el Oscar a mejor guion, al que sumó el de mejor actriz. Joel y Ethan Coen tuvieron que esperar a No es país para viejos para que se reparara la injusticia. Cierto que El paciente inglés es una muy buena película, pero si nos hacen elegir...

Psicosis

Está considerada como una de las mejores películas de todos los tiempos y en la que Alfred Hitchcock llegó a un nivel casi inalcanzable para nadie más.

No ganó ningún Oscar, no ya sólo en la categoría de mejor película, a la que ni siquiera fue nominada. Un error de bulto de la Academia del cine. Cierto, que quien venció es El Apartamento de Billy Wilder, otra genialidad -en otro estilo- digna de otro genio como era Wilder. 

Thelma y Louise

Esta road movie se ha convertido en una película de culto, un alegato sobre el derecho de una mujer a ser libre. Una cinta, que además, nos presentó a Brad Pitt al mundo (antes ya había aparecido en algún spot).

Pero ninguna de esas fueron razones suficientes como para que se acordaran de ella para el premio a mejor película; incluso se olvidaron de nominarla. Fue el año de El Silencio de los corderos; por lo que tuvieron que conformarse con el Oscar a mejor guion. 

Toro Salvaje

Decir que es una de las mejores películas de Martin Scorsese es hablar de palabras mayores. Un director que ha engendrado genialidades como El Lobo de Wall Street, Uno de los nuestros, Taxi Driver, El color del dinero, Casino o Infiltrados, entre muchas otras, vio como Toro Salvaje no fue muy valorada en su día. 

Eso sí, con los años la valoración sobre la misma ha mejorado, pese a ser olvidada en la noche de los Oscar de 1981. El debut de Robert Redford como director y Gente corriente le vencieron. La historia no tanto. 

Apocalypse now

Cierto que no es la mejor de Francis Ford Coppola -es imposible superar El Padrino- ; pero este título hace una lectura diferente de la guerra. Se adentra en la cabeza humana, ante la crueldad de un conflicto bélico. Una película redonda, de esas que puede ser catalogada como obra maestra. 

Hasta el hecho de que Martin Sheen hiciera una escena bebido nos fascina. 1980 fue el año de Kramer contra Kramer. Cierto que Dustin Hoffman y Meryl Streep dieron lo mejor de sí; pero si hubiera elegido Zeleb TV el ganador hubiera sido otro. 

Cadena Perpetua

Es la película que mayor puntuación tiene en IMDB. De hecho, es habitual que muchos crean que esta historia dura, pero a la vez esperanzadora, consiguió imponerse en la ceremonia de los Oscar. 

Mimbres tenía para ello: un grandísimo Tim Robbins, un estupendo morgan Freaman y una historia brillante y bien ejecutada. Pero no, no fue su año. De hecho, se marchó de vacío en la ceremonia de 1995. Fue el año de Forest Gump y nada, ni nadie iba a detenerle. 

Solo ante el peligro

No puede faltar el western en una selección de grandes películas de la historia. Y más en unos años en los que Hollywood dedicaba gran parte del esfuerzo, del presupuesto y del talento a este género. 

El personaje de Gary Cooper es uno de esos que hace amar el cine a todo aquel que lo contemple. Lo cual, no fue motivo suficiente como para que se le designara como la película del año. El mayor espectáculo del mundo fue la ganadora; pero nosostros siempre amaremos a Cooper, por muchas cosas. Y por Solo ante el peligro también. 

La naranja mecánica 

Esta es una de las películas de Stanley Kubrick que no deja indiferente. Es de aquellas que o la amas o la odias. Y no decimos que fuera lo segundo lo que hizo la Academia. Hay que recordar que la nominó a en cuatro categorías de relumbrón (dirección, película, montaje y guion adaptado).

Pero el idilio de Kubrick con los académicos nunca ha existido;  y él y su película se fueron de vació en los Oscar de 1972. Eso sí, no necesitó nunca Kubrick muchos premios para ser considerado uno de los grandes (Los Simpsons sí lo han sabido ver).

Salvar al sodado Ryan

El desemabrco de Normandia que nos muestra Steven Spielberg justifica ya el filme completo. Pero es que, además, la historia engancha, tiene ritmo, buen guion y dirección (A Spielberg le sirvió para ganar el Oscar), pero aunque muchos crean que venció como mejor película no fue así.

No, la ganadora del Oscar a mejor película fue Shakespeare in Love, la cual siendo muy buena, ha pasado menos a la memoria colectiva. Eso sí, permitó que Judi Dench ganara el Oscar, con sólo 8 minutos en pantalla (una de las actrices que lo logró con menos de 20 minutos en pantalla).

12 hombres sin piedad

Un clásico imperdible del cine del Hollywood clásico. Además fue el debut como director de Sidney Lumet; el genio que después también creó Serpico, Asesinanto en el Orient Express, Network, Tarde de Perros y que nos dejó una última película estupenda: Antes de que el diablo sepa que has muerto. 

Una cinta, que demostraba la volatilidad y la arbitrariedad que puede tener el sistema judicial (algo de lo que habla hoy Making a Murderer, pero de una forma diferente) y que además nos dejó una interpretación maravillosa de Henry Fonda. Estuvo nominada a mejor película, guion y dirección. No se llevó ninguno. Competir con El puente sobre el río Kwai era un imposible. 

La ventana indiscreta

Ya habiamos mencionado, con anterioridad, que la relación entre la Academia del cine de Estados Unidos y Alfred Hitchcock no es que fuera la mejor posible. Y ésta nunca le reconoció su desbordante talento. En realidad, sí, pero ya en forma de Oscar honorífico y en 1967.

Antes fue nominado, hasta en cinco ocasiones a mejor director. No lo ganó nunca. Una de esa nominaciones fue con La Ventana indiscreta, que también compitió por el premio a mejor guion (y dos técnicos). Se marchó de vacío y sin haber sido nominada a mejor película. Ese año venció La Ley del silencio.

Con faldas y a lo loco

La divertida comedia, ya legendaria, de Billy Wilder no consiguió convencer a los académicos en 1960. Y normal, porque pese a ser todo un clásico donde vemos a un Jack Lemmon glorioso, pugnar el año en el que Ben Hur vio la luz era una tarea titánica. 

Eso sí, habría merecido al menos estar nominada a mejor película. Su director y Lemmon lograron estar nominados. Ninguno ganó y se llevaron una estatuilla por mejor vestuario en blanco y negro. Eso sí, Billy Wilder -como diría Fernando Trueba siguió siendo Dios- y un año después venció con El apartamento.

Fotos: Redes sociales

Ver resumen Ocultar resumen

A juzgar por lo que dice la crítica internacional sobre Alerta Roja, parece que Netflix no le ha sacado el suficiente rendimiento a la película más cara de su historia, con un presupuesto de 200 millones de dólares.

Ver resumen Ocultar resumen

Hay quien piensa que ser actor es un trabajo cómodo, en el que no empleas demasiadas horas y puedes conciliar perfectamente, pero nada más lejos de la realidad, y sino que se lo digan a Ryan Reynolds.

Ver resumen Ocultar resumen

Conocíamos a una jovencísima Katie Holmes en 1998, interpretando a una atormentada adolescente en Dawson Crece. Mucho ha llovido desde entonces, boda, divorcio y huída de la cienciología incluído, y ahora, aunque no ha dejado de lado su faceta como actriz, también ha decidido ponerse detrás de las cámaras.

Páginas