20 cenas ligeras con menos de 500 calorías

20 cenas ligeras con menos de 500 calorías

Cenar ligero es la mejor opción para dar un descanso a nuestro cuerpo después de un día de excesos. La última comida del día debe ser nutritiva, evitando las comidas grasas, los fritos o un torrente de hidratos de carbono. Preparar ricas recetas con ingredientes naturales puede marcar la diferencia en nuestra alimentación, además de ayudarnos a conciliar mucho mejor el sueño y a realizar digestiones más ligeras. Cenar de forma equilibrada te hará sentir mucho mejor. Organiza las comidas de cada semana y evita todo lo posible los alimentos procesados para cenar. Sustitúyelos por proteínas y verduras y cocina pequeñas raciones.

Ten en cuenta que durante la noche no realizamos más actividad física que la de dormir, por lo que nuestro cuerpo quema más lentamente todo lo que hemos consumido. Olvídate de darle a tu cuerpo un alto contenido en grasa por la noche y notarás una clara mejora en la calidad de tu sueño. Añade a tus menús alimentos integrales que contengan gran cantidad de fibra. Te despertarás más ligera y con más energía, además de acelerar el metabolismo y quemar grasas más rápidamente. Aquí van 20 ideas para cenar ligero con menos de 500 calorías. ¡Y están riquísimas! Toma buena nota y comienza a ponerlas en práctica. 

ADEMÁS: 10 recetas para comer en el trabajo: llena tu tupper de comida sana

Cenas con pocas calorías

Las prisas y la pereza hace que, a menudo, tiremos de alimentos preparados para cenar, embutidos, dulces o comidas rápidas que no aportan nada más que calorías vacías a nuestro organismo. Da un vuelco a tu alimentación y apuesta por cenas llenas de sabor, pero con pocas calorías. El pollo, las verduras, la pasta sin gluten, el pescado al horno… existen muchísimas alternativas para tus cenas que aunque te llevarán un poco más de tiempo en la cocina, los beneficios para tu cuerpo son infinitamente mayores. 

ADEMÁS: 10 recetas saludables para almorzar

Haz una lista de la compra e incluye en ella verduras como el brócoli, muy completa y perfecta para añadir como guarnición a tus platos. Quinoa, espárragos verdes, calabacín o espinacas pueden ser otras alternativas para tu cena. Cocina con poco aceite, escurre bien los alimentos antes de servirlos y prioriza las cenas preparadas al horno. Elige ensaladas con pollo, aguacate o frutos secos y no te olvides de incluir alguna ración de pescado a la semana en tus cenas. Para acabar, termina tu cena con una pieza de fruta o una infusión que te ayude a relajarte. ¡Y a dormir como un bebé!

Fotos. Pinterest, Instagram