‘Canciones para viajar’ / Sleeping in my car

‘Canciones para viajar’ / Sleeping in my car

Es muy duro, para quienes hemos sido fans de Roxette, recordar una de sus canciones más legendarias y, al segundo, caer en la cuenta que jamás volveremos a escuchar a Marie Fredriksson interpretarla en vida.

La cantante del dúo sueco fallecía el 9 de diciembre de 2019, antes de la pandemia, dejando claro lo rápido y frugal que es el tiempo. Eso sí, en el caso Roxette, el legado musical que ha dejado, perdurará durante décadas, especialmente su Sleeping in my Car, una canción que desde el título, ya invita a viajar en plan aventura.

Por letra, por ritmo y por todo, Sleeping in my car es de esos temas que casi obliga a coger el coche, camino a ninguna parte, pero en compañía de esa persona con la que harías una locura tipo: “¿Nos vamos a comer una paella a Alicante, nos bañamos en la playa y nos volvemos?”.

La canción habla de conducir toda la noche, “sólo para estar cerca tuyo” y, obviamente, rematar la velada en la parte trasera del vehículo. De lo más incómodo del mundo pero siempre socorrido.

Obviamente, el escenario idílico en el que realizar una escapada con esta canción serían las calle de Malibú, con un descapotable y terminar la noche aparcados junto a la playa, viendo el amanecer e ir al trabajo sin dormir. Lo de ir a trabajar le aporta el punto realista a la historia.

Independientemente de estar en Malibú o en Salobreña, lo cierto es que Sleeping in my car es una de esas canciones que te da un chute instantáneo de energía. Una canción que insufla buen rollo, ganas de hacer cosas y que no debe faltar en la banda sonora de cualquier viaje que se haga, aunque sea al pueblo de al lado.

Sleeping in my car fue el single de lanzamiento de Crash! Boom! Bang!, el quinto álbum de Roxette. Curiosamente, esta canción, que combina con maestría el pop rock y el punk rock, fue creada por Per Gessle, el otro 50% del dúo sueco, en menos de una hora. El resultado fue un pelotazo tremendo.

Como dato, el alto contenido erótico festivo de algunos pasajes, hizo que las autoridades chinas pidieran a Roxette censurar y cambiar algunas partes de la canción, como condición para dar su concierto en el país, allá por 1995. ¿Qué pasó? Que cambiaron de opinión y cantaron la versión original, dejando claro que no sólo sus temas eran salvajes.

Por cierto, si estabas buscando canciones nuevas para tu playlist del gym, aquí tienes una perfecta. Por cierto, en directo eran una absoluta locura.

ADEMÁS: ¿Recuerdas el nombres de todas las integrantes de estas girl bands?

Noticias Relacionadas