‘Canciones para viajar’ / Un viaje salvaje por la Ruta 66

‘Canciones para viajar’ / Un viaje salvaje por la Ruta 66

Hay canciones que te evocan situaciones muy concretas y el clasicazo de Steppenwolf es una de ellas.

Una Harley Davidson de manillar alto, muchas banderas estadounidenses, la Ruta 66 y un viaje sin destino final, con el sonido de la moto como banda sonora y parando en bares de carretera anclados en los años 60, donde te atenderá la siempre amable Doris.

El gran sueño americano convertido en una experiencia motera por la Norteamérica profunda.

ADEMÁS: Elige la mejor canción del pop español

Curiosamente, la canción que originó el sonido heavy metal y con más arraigo estadounidense, tiene su génesis en Canadá. Mars Bonfire compuso el tema para que lo interpretara la banda Steppenwolf, todos con Canadá como patria chica. Seguro que esto, a pesar de los años, sigue siendo una muesca en el corazoncito de los norteamericanos más norteamericanos: Make America Wild Again. 

La canción estaba incluida en el álbum Magic Carpet Ride, de 1968, y un año después pasaría a ser la banda sonora de Easy Rider. Lógicamente, ver a Dennis Hopper y Peter Fonda recorrer EE.UU. con sus Harleys, es una imagen que se queda grabada en la memoria, con Born to be Wild de fondo. Y así ha sido durante más de 60 años y lo que te rondaré morena.

De hecho, para la película, el tema se acompañó de ruido de motos en su inicio. Desde entonces, es imposible escuchar Born to be Wild y no tener la imagen mental de una Harley rugiendo.

Elegida en el puesto 130 de las 500 mejores canciones de todos los tiempo por Rolling Stone, las versiones que se han hecho del temazo son infinitas. INXS, Ozzy Osbourne, Status Quo, Kim Wilde, The Cult, Riot o AC/DC son sólo algunos ejemplos. Un clásico de ayer, hoy y siempre que nos invita a un viaje tan concreto como idílico.

ADEMÁS: Las películas más aburridas de la historia del cine

Noticias Relacionadas