Buscando empleo para Albert Rivera

Buscando empleo para Albert Rivera

Humor ante la adversidad. En El Intermedio han decidido que Albert Rivera merecía un enfoque chistoso a su problema laboral.

Hola, soy Cristina Gallego y ayudo a la gente a encontrar trabajo según sus capacidades“. Así se presentaba una motivada Cristina Gallego en El Intermedio con la firme intención de buscar un nuevo trabajo a Albert Rivera. Eso sí, rápidamente se iba a dar cuenta del problema que esta misión implicaba. “Sabe hacer de todo, pero todo mal“.

Con esta premisa, la colaboradora del programa de laSexta se lanza a la búsqueda de un empleo para el ex líder de Ciudadanos, después de que haya abandonado el bufete de Abogados Martínez-Echevarría, tras de dos años en ella.

El primero de los trabajos pasa por una clínica veterinaria pero, “son 8 horas al día. Lo siento, pero trabajos de 0 horas al día no me salen muchos, solo de senador, pero como usted ya no está en política…”, lamenta la cazatalentos.

ADEMÁS: ¿Dónde se va Albert Rivera?

Otra opción que propone Cristina Gallego es el gremio de la construcción. “A lo mejor le viene bien salir un poco de los despachos, trabajar al aire fresco. ¿Qué tal se ve usted manipulando material de obra? Sabemos que tiene experiencia, aunque es más de demoler que de construir”, reconoce, mientras recuerda el infame día que Rivera llevó un trozo de adoquín de Barcelona al Congreso.

¿Streamer en Twitch? No, demasiado mayor. ¿Presentador de El Intermedio? No, demasiado joven“. Sí, las opciones se iban terminando y, las que sonaban bien, como “vicepresidente del Gobierno de coalición con Ciudadanos”, ya la había rechazado previamente el candidato.

Incluso se barajó la opción de profesor de Filosofía, en base a la profundidad de los eslóganes de Ciudadanos con Rivera al frente: Vamos Ciudadanos, Liberales Ibéricos o Remontada. Ahora, la opción quedó descartada al recordar el día en que Albert Rivera recomendó a Kant sin haber leído a Kant, en una de las pilladas más sonrojantes que se recuerdan en los últimos años en política. Incluso más que entrar en el Europarlamento desde un bar.

La última opción para Albert Rivera podría ser la de profesor de meditación, potenciando su mantra más conocido: “¿Lo escuchan? Es el silencio”.

No obstante, en las últimas horas, podría haber una vía de escape para Albert Rivera que encaja con su perfil y es que el bufete Martínez-Echevarría le paguen lo que pide por su salida: su salario hasta 2025. Según confirma El Confidencial, incluso podría pedir daños morales a la empresa, lo que implicaría poder estar tres años cobrando un sueldo de cinco cifras al mes, sin necesidad de trabajarlo. Obviamente, este tipo de ofertas no eran las que tenía en mente Cristina Gallego

ADEMÁS: La increíble evolución física y estilística de Sergio Ramos