El fracaso (en taquilla) de ‘The Northman’: reflexiones de su director

El fracaso (en taquilla) de ‘The Northman’: reflexiones de su director

Había muchas esperanzas puestas en El hombre del norte, la película protagonizada por Alexander Skarsgård, Nicole Kidman y Anya Taylor-Joy, pero parece que, a pesar de las buenas críticas, la película de Robert Eggers se ha dado un batacazo en taquilla. 

Con un presupuesto de alrededor de 80 millones de dólares, apenas ha recaudado 60, lo que ha conllevado a que la cinta pase a VOD (Vídeo Bajo Demanda) a las tres semanas de estar estrenada en salas de cine.

Y eso que esta epopeya vikinga tenía todos los ingredientes para triunfar, como todos pensamos al ver el tráiler.

Artísticamente había potencia pero….

En fin, que no funcionó en salas pero su director, Robert Eggers no está del todo insatisfecho: “Creo que [El hombre del norte] ha cumplido las expectativas de un mercado en malas condiciones. ¿Que si me decepciona haber ido a parar a VOD a las tres o cuatro semanas, porque así es como las cosas funcionan en el mundo post-covid? Sí, pero le está yendo genial en VOD, de modo que ahí la llevas“, ha dicho en una entrevista con The Daily Beast.

Eso sí, aunque el éxito le sea esquivo, el director ha dejado claro que sigue queriendo firmar proyectos personales y no piensa ponerse al servicio de la industria del entretenimiento puro y duro: “Necesito replantearme mi estrategia a la hora de proponerle cosas a los estudios, en plan ‘¿cómo puedo ser yo mismo y sobrevivir en este ambiente? Porque ellos no me contratarían, de todos modos, y yo no querría dirigir una película de Marvel, ni tampoco asegurarme los derechos de Spawn ni nada de eso”, ha afirmado.

Lo de Spawn, suponemos, va por un antihéroe de Marvel que tendrá película pronto.

Robert Eggers se hizo conocido gracias a dos películas de terror, La bruja y El faro, que alcanzaron cierto éxito a pesar de su bajo presupuesto. El tiempo nos dirá si continúa firmando proyectos de este estilo o tiene que tragarse sus propias palabras. De momento, un respeto a quien, en este mundo de egos vendidos al dólar, pretende hacer obras personales, de alto nivel artístico y sin rendir cuentas a la tiranía de las cifras o algoritmos.

Noticias Relacionadas