El paso del tiempo en ‘Regreso al futuro’ y en la realidad es diferente

El paso del tiempo en ‘Regreso al futuro’ y en la realidad es diferente

El otro día el actor Sergio Peris-Mencheta difundía un montaje de imágenes que circula por Twitter y que demuestra cómo 30 años no son nada. Es decir, resulta un lapso de tiempo importante pero en el cine, y concretamente en Regreso al futuro, el maquillaje envejecía inadecuadamente a sus actores y actrices para que el público entendiese que habían pasado esos tres decenios.

Dicho de otro modo: la gente envejece mejor que lo que el maquillaje de cine plantea.

En el futuro de Regreso al futuro la famllia McFly y sus aliados y adversarios parecían ancianitos a la primera de cambio.

Y no. He aquí la prueba.

Qué gran película la primera de la trilogía y de qué manera luego va desinfándose aunque, si eres fan, resulta inevitable devorar cada fotograma de esta fantasía sobre viajes en el tiempo.

Regreso al futuro se estrenó en 1985, cuando Estados Unidos votaba a Reagan fervorosamente. En la película hay un chiste sobre cómo Marty McFly desvela al afroamericano que barre el suelo en la tienda de batidos sus días venideros en los 80: será alcalde de la ciudad. Él se entusiasma con la idea pero el chiste consiste en que en los 60 aquello era impensable. Igual que a Marty McFly le hubiese estallado la cabeza si le hubiera dicho que Estados Unidos tendría un presidente afroamericano. De Trump ni hablamos.

En fin, que cómo pasa el tiempo, caramba, ayer éramos tiernos infantes mirando el surco de fuego de un DeLorean y hoy pagamos facturas y nos quitamos de fumar. 

La vida es así.

Y gracias a Peris-Mencheta por la aportación y que le vaya bien en sus rodajes estadounidenses, donde (según vimos en laSexta, donde le entrevistaron) tiene que rodar esta semana algún tiroteo y espera que no le pase como a la directora de fotografía trágicamente fallecida tras disparar Alec Baldwin.

ADEMÁS: 10 películas de los 80 que la juventud actual disfrutará igual