Fueron éxitos de verano / Stanley Kubrick se despide con la polémica ‘Eyes Wide Shut’

Fueron éxitos de verano / Stanley Kubrick se despide con la polémica ‘Eyes Wide Shut’

Stanley Kubrick siempre fue un director laureado. Bien acogido tanto por crítica como por público, nos dio auténticas obras de arte que aún hoy continúan entre las mejores de la historia, como El Resplandor o La naranja mecánica.

Eyes Wide Shut fue su última película y, si bien no es una de las más aplaudidas del director, sí que se encuentra entre las más polémicas por su alta carga de erotismo y por reunir en pantalla a Nicole Kidman y Tom Cruise, marido y mujer en aquella época.

Eyes Wide Shut, basada en la novela de Arthur Schnitzler Relato Soñado, fue estrenada en nuestro país en el verano de 1999 y, aunque tuvo una acogida bastante tibia por parte de la crítica, el público sí acudió en masa a los cines (quizá más por morbo que por interés verdadero).

Curiosidades de Eyes Wide Shut

Como todos los rodajes de Kubrick, existe un cierto halo de misterio alrededor de esta película que ha dado lugar al desarrollo de varias leyendas urbanas. Una de ellas está relacionada con Nicole Kidman y Tom Cruise, y es que el matrimonio continuaba felizmente casado (aparentemente) durante la grabación del filme pero poco después se tiraron los trastos a la cabeza. No son pocos los que dicen que el estrés de rodar con el director tuvo algo que ver con la crisis matrimonial pero es posible que la cienciología también tuviese parte de culpa…

Eyes Wide Shut está en el Libro Guinness de los Récords por ser el rodaje ininterrumpido más largo de la historia, al durar desde noviembre de 1996 hasta junio de 1998. El tiempo fue de “más de 15 meses, en un período de sesiones de rodaje initerrumpidas de 46 semanas“. De hecho, Tom Cruise, protagonista absoluto del filme, no protagonizó ninguna película entre 1997 y 1999. Nicole Kidman sí pudo, ya que tenía menos escenas, y durante este tiempo participó en El pacificador y Prácticamente magia.

La obra original de Arthur Schnitzler está ambientada en los años 20 en Viena, pero Kubrick decidió cambiar de escenario y época, pasando a estar ambientada en Nueva York a finales de los años 90. Pero existía un problema y es que el director tenía una fuerte fobia a volar, por lo que decidió rodar toda la película en el Reino Unido. Para ello, los estudios Pinewood se convirtieron en Nueva York para lo que Kubrick llegó a mandar a varios técnicos a Manhattan para medir el ancho de las calles y los edificios y que todo quedase perfecto.

Uno de los puntos que hizo que el publico se volviese loco por Eyes Wide Shut fue el erotismo que destilaba los diferentes avances que compartían del filme. Luego al final no era para tanto, pero las secuencias de desnudos que podían verse en la escena de la orgía provocaron una censura para su estreno estadounidense para evitar que su calificación fuera X. Eso sí, en Europa pudimos ver la película sin censura.

Y para terminar, os contaremos que Kubrick no pudo ver el estreno de Eyes Wide Shut, ya que falleció tan sólo seis días antes de que esto ocurriese. Una despedida por todo lo alto de uno de los directores más célebres de todos los tiempos.

Noticias Relacionadas