Hasta Spielberg se equivoca: un comentario desafortunado sobre ‘El juego del calamar’

Hasta Spielberg se equivoca: un comentario desafortunado sobre ‘El juego del calamar’

La calidad de la industria audiovisual surcoreana no ha crecido ahora como por arte de magia, pero parece que ha sido hace poco cuando nos hemos dado cuenta. Primero fue Parásitos, de Bong Joon-ho, la que conquistó al mundo entero y, más recientemente, vino Netflix a enseñarnos una nueva obsesión: El juego del calamar.

Incluso para el Rey Midas de Hollywood, esta producción de Hwang Dong-hyuk ha supuesto un antes y un después en la industria audiovisual mundial, y así ha querido reconocerlo durante un panel de los PGA Awards:

El juego del calamar llegó y cambió completamente la lógica para todos nosotros. Gracias, Ted [Sarandos]. Hace mucho tiempo, eran las estrellas locales las que llevaban al público al cine. Hoy, es interesante, personas desconocidas que pueden protagonizar miniseries enteras, pueden trabajar en películas”, ha dicho.

Y lo que parecía un elogio, se ha visto salpicado de polémica al calificar a los actores de la serie como “personas desconocidas”, ya que, aunque a nivel mundial puede que no se conocieran, eran auténticas estrellas en su país:

“Incluso si estás señalando a la protagonista femenina al decir que ‘no solo los nombres conocidos pueden protagonizar proyectos exitosos’, no deberías usar la palabra ‘desconocido’. ¡Hay estrellas brillantes mundialmente conocidas con una carrera larga y llena de éxito que aparecen en la serie de la que hablas!”, le recuerda un internauta.

Otros ironizan sobre la popularidad del propio Spielberg:

“¿Desconocido? OMG. Por cierto, ¿quién es Steven Spielberg? ¿Actor? ¿Actor de reparto? ¿Periodista? Nunca lo he visto en ninguna película. Lo siento de antemano si es famoso en algún sitio”.

Vale, estamos seguros que la intención de Spielberg no era ofender a nadie, pero con la piel tan fina que tenemos últimamente, quizá no le hubiese venido mal informarse un poco. Que el mundo no empieza y acaba en las fronteras de Estados Unidos.

Ya has aprendido para la próxima vez, Steve.

Noticias Relacionadas