La absurdamente incómoda entrevista a Henry Cavill

La absurdamente incómoda entrevista a Henry Cavill

Henry Cavill es, por méritos propios, uno de los actores más exitosos del siglo XXI. Su popularidad es extraordinaria en el ámbito como protagonista de series para un amplísimo público.

Tras dar vida a Superman durante más de una década, ahora arrasa en Netflix con la adaptación a televisión de The Witcher. 

Lo que no todo el mundo sabía es que, además, es uno de los famosos más educados y pacientes del mundo, como demostró en su visita a The Graham Norton Show, donde no mandó a freír espárragos al presentador, a pesar de su falta de tacto, chistes malos y comentarios a destiempo con su invitado. 

En un momento de la entrevista, Graham Norton cuestiona a Henry Cavill por su afición Warhammer, un juego de guerra y de estrategia con figuras en miniatura con las que, una de las mayores diversiones, consiste en pintarlas a mano. De hecho, es habitual que el actor comparta vídeos de esta afición en sus perfiles sociales. 

ADEMÁS: Así estaban antes los superhéroes más famosos

Con un tono condescendiente y algo sobrado, Graham Norton señaló se lanzó a degüello a por el actor. “Sí que enarbolas tu bandera friki con orgullo. Uno de tus hobbies, y tiene muchos, señoras y señores, uno de tus hobbies…”

No había terminado Graham Norton su frase, cuando Henry Cavill ya le advirtió, de forma elegante, que se estaba equivocando. “Me haces parecer rarito…”, le espetó. El presentador no captó la indirecta y siguió entrando en el barro. 

¿Pintas War of Warcraft?“, le preguntó. “Warhammer“, corrigió un paciente Henry Cavill. 

“¿Pintas a mano? ¿Eso lo hace todo el mundo o se pueden comprar ya pintados?”, insistía Graham Norton, añadiendo. “¿Cuándo pintas, qué haces con ellas?”. 

El actor, con asbsoluta tranquilidad, le explicó que cuando tienen muchas figuras, las “reúnes en pequeños ejércitos y luchas contra el ejército de otro. Es divertido. Parece ridículo pero es divertido”. 

Para rematar el asunto, Graham Norton preguntó, con un tono indescriptible, si invitaba a gente a su casa para jugar a ello. A lo que Henry Cavill, en un alarde de paciencia infinita, respondió de forma afirmativa. 

Ahí fue cuando Tom Holland anduvo más rápido que Graham Norton y se metió en la conversación para rebajar el ambiente. “¿Puedo ir yo a jugar? Suena genial”, preguntaba el alter ego de Spiderman. 

ADEMÁS: Estrellas que se arrepienten de sus desnudos en pantalla

Foto: Gtres