La discusión de pareja en tienda de muebles que inspiró a la cómica Victoria Martín

La discusión de pareja en tienda de muebles que inspiró a la cómica Victoria Martín

Victoria Martín ha arrancado el último episodio de Estirando el Chicle, el podcast que comparte con Carolina Iglesias, contando una historia cotidiana con final inesperado.

Se trata de una historia que implica una tienda de muebles, una pareja anónima, muchos reproches y un plot twist inesperado, a propósito de una infidelidad.

Todo comienza en la tienda, donde Victoria Martín buscaba muebles para redecorar su casa. Todo en orden hasta que se detiene a escuchar discutir a una pareja.

Hombre y mujer anónimos arrancan con un debate sobre el color de los cojines, pero rápidamente escala a un nivel de reproches que, a priori, parece injustificado pero que rápidamente encuentra explicación.

En primer lugar, ella le echa en cara a él la conveniencia (o inconveniencia) de sentarse desnudo en el sofá, obviamente, con palabras más gruesas. En un abrir y cerrar de ojos, entran a escena suegra, madre, hijos y pensión. Sólo con estos mimbres, Netflix te hace una serie de tres temporadas.

Cuando el momento álgido parece haber pasado, aparece una infidelidad inesperada sobre la mesa. Él le había sido infiel a ella, quien se lo reprocha en plena tienda y lo usa para escoger unos cojines que no gustan a ninguno pero que a ella le valen por el hecho de que a él no le gusten. Maravilloso.

Y ahí es cuando Victoria Martín, quien grabó la conversación, se gira hacia la pareja. “Le miré a él y era muy feo. Y miré a ella y era muy guapa. Y he llegado a una conclusión: Cuando te ponen los cuernos, y eres el guapo de la relación, jode el doble, porque no te lo esperas. Y me encantó y le mando un saludo a este señor“.

La moraleja de la historia es sencilla, desde el prisma de Victoria Martín, no es dogma a seguir pero al menos es original. “Feos de la relación, vosotros sabéis quiénes sois, tenéis que poner los cuernos. Hay que destruir el mundo de los guapos“.

Como historia, no se le puede poner un pero. Este guión te lo coge Shonda Rhimes y engancha al mundo entero. Al tiempo.

ADEMÁS: La historia de Linda Evangelista y el tratamiento estético que la deformó

Noticias Relacionadas