La educada respuesta de Benedict Cumberbatch a un grosero comentario de Sam Elliott

La educada respuesta de Benedict Cumberbatch a un grosero comentario de Sam Elliott

El pasado 28 de febrero, en una entrevista con el podcast WTF, el actor Sam Elliott (El gran Lebowski, Ha nacido una estrella) profirió unos desafortunados comentarios sobre la película El poder del perro.

Elliott afirmó que la película era “un pedazo de mierda” porque no parecía sentarle muy bien, entre otras cosas, introducir la homosexualidad en una película de vaqueros.

Recordemos que Sam Elliot es un actor muy de westerns pero al modo old school, películas de Oeste en plan macho y sin modernidades ni diversidad sexual. Sam Elliot en este señor con bigote.

Al parecer, al bueno de Sam Elliot no sólo le sacaba de quicio la homosexualidad de algunos cowboys de la película sino también que Jane Campion, directora del filme, lo hubiera rodado en Nueva Zelanda.

Benedict Cumberbatch, protagonista de la cinta y nominado al Oscar por el mismo, no se ha podido quedar callado ante los exabruptos de su compañero de profesión, pero su respuesta ha sido medida y, como no, acertada.

A preguntas de la prensa en la alfombra roja de los premios BAFTA Film Sessions, Cumberbatch confesó que estaba “intentando no decir nada sobre una reacción muy extraña que se produjo el otro día en un podcast”, refiriéndose a las declaraciones de Elliott. “Sin querer remover el asunto, y sin haberlo escuchado, por lo que sería injusto abordarlo en detalle, parece que a alguien le molestó considerablemente cómo se representa el Oeste”, comenzaba.

Y ahora es cuando empieza lo bueno.

“Más allá de esa reacción, ese tipo de negación de que alguien pueda tener otra cosa que no sea una existencia heteronormativa debido a lo que hace para ganarse la vida o el lugar donde nació, demuestra que todavía hay una intolerancia masiva en el mundo en general hacia la homosexualidad y hacia aceptar en el otro cualquier tipo de diferencia.”, prosiguió.

Desmontando la masculinidad tóxica

Pero continúa con su disertación, hablando de lo que se ha venido a llamar masculinidad tóxica, algo contra lo que el movimiento feminista también lucha, para beneficio del género masculino:

“Ese prisma de conformidad de lo que se espera de un hombre en el molde arquetípico occidental de la masculinidad es lo que se deconstruye a través de Phil, no es una lección de historia”, continúa analizando Cumberbatch, “Este es un caso muy específico de represión, pero también de una intolerancia a esa verdadera identidad de Phil con la que no puede vivir plenamente. Cuanto más miremos bajo el capó de la masculinidad tóxica y tratemos de descubrir las causas profundas de la misma, mayores posibilidades tendremos de lidiar con ella cuando surja en nuestros hijos”.

Una lección de civismo, de educación y de feminismo es lo que nos ha dado Cumberbatch. Hay que tener un carácter muy templado para decir tanto y tan bien sin perder los nervios.

ADEMÁS: ¿Quién interpretará a Madonna en el biopic que se prapara?

Noticias Relacionadas