‘Locomía’: la película

‘Locomía’: la película

Hombreras, zapatos de punta, exceso y abanicos. Estamos hablando de Locomía, el grupo español que triunfó en la década de los 90 tanto en nuestro país como en Latinoamérica y que, un buen día, desapareció sin dejar rastro por un choque de egos, celos y ambiciones mal entendidas.

Esto es lo que narra Locomía: el mayor culebrón jamás bailado, un documental dividido en tres partes que se estrena en Movistar+ el 22 de junio.

Seguro que crees que la historia de Locomía no te interesa ni lo más mínimo, ¿no? Eso es porque todavía no la conoces.

La historia empieza con Xavier Font, un joven barcelonés influido por las bandas del movimiento británico de principios de los ochenta como Duran Duran o Depeche Mode. Font diseñaría para su uso personal lo que después sería la estética de Locomía: hombreras XXL, zapatos terminados en punta y los míticos abanicos que eran el emblema de la banda.

En 1984, Xavier Font emigró a Ibiza, donde comenzó una relación con el holandés Gard Passchier y con el español Manuel Arjona, al mismo tiempo. A ellos se unió Luis, hermano de Xavier, y todos fueron contratados para hacer un show en la discoteca Ku.

Así nacía Locomía, pero tuvieron que irse de Ibiza debido a los problemas con las drogas de un miembro del grupo y tras el incendio (provocado, según Xavier) de su casa. Pero el detonante de su cambio de domicilio fue el afamado productor discográfico José Luis Gil, quien les ofreció formar un grupo musical, eso sí, sin la presencia de Font.

Xavier se fue, a sueldo por supuesto, pero los celos le corroían mientras veía cómo el grupo comenzaba a triunfar y él no podía participar de ese éxito. Así que les convenció para abandonar a Gil… y eso fue el principio del fin de Locomía. “Gil nos estaba robando. Además, yo estaba jodido porque Gil me había quitado a mis chicos y quería joderle”, dice Xavier en el documental.

Gil no duda: “Font fue traidor. Traidor. Como el niño que cuando no puede jugar con el juguete cuando él quiere, lo rompe, hace ¡pum! pues ya no juega nadie”.

Una historia de sexo, traiciones, drogas, peleas, muertes, éxito y caída a los infiernos. Como si fuese una película de Antena 3, pero con el aliciente de que ocurrió en la realidad.

¿Todavía no te interesa la historia de Locomía?

Noticias Relacionadas