12 películas en las que a Hollywood se le notó demasiado el Whitewashing

Desde que el cine es cine, en Hollywood ha habido Whitewashing. No obstante, en la actualidad, con un séptimo arte abrazando la multiculturalidad, parece más insultante para algunas etnias, ver cómo son sustituidos por la estrella blanca de turno. 

Y es que Hollywood va a su ritmo. A su rollo. No tienen problemas en ser políticament incorrectos, si la taquilla termina por darles la razón. En la Meca del Cine manda Don Dinero y si Scarlett Johansson, a priori, vende más que que una actriz nipona, se tira de Scarlett Johansson. La realidad luego puede ser caprichosa y quitarles la razón. 

Lo cierto es que Ghost in the Shell, precisamente la película que ha vuelto a sacar la polémica del Whitewashing, puede tener cierta excusa. La protagonista del Anime, Motoko Kusanagi, es un dibujo occidentalizado, por lo que usar el Whitewashing como excusa para el batacazo en taquilla como que no cuela. 

De hecho, si lo comparamos con otros títulos, lo de Ghost in the Shell queda en una chiquillada

si,-el-oriental-del-fondo-es-mickey-rooney-disfrazado

ADEMÁS: 'Ghost in the Shell' se la pega en taquilla

A lo largo de la historia de Hollywood, ha habido ejemplos flagrantes, obvios y casi insultantes de protagonistas blancos que no cuadraban en la película. Los ha habido, los hay y los habrá. Y es que Hollywood, por mucho que vaya de moderna, es más rancia que las pastillas Juanola. 

Películas como Moonlight son raras avis en la industria pero también la que poco a poco irán haciendo que el Whitewashing quede como un retazo de un pasado convervador. No obstante, aún hay que estrenar muchas más Moonlight hasta que eso pase. 

tony-mendez-se-llamaba-ben-affleck-en-argo...-jajajajaja-simpatico-

ADEMÁS: Películas malas de solemnidad que arrasaron en taquilla

Mientras llega y no llega, repasamos las 12 películas en las que el Whitewashing se le fue de las manos a Hollywood. 

Fotos: iMDb

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una edición rara la de los Oscar 2021 y la retransmisión de la gala se saldó con un rotundo fracaso de audiencia. La gran industria quedó en hibernación (salvo excepciones) y la temporada cinematográfica ha sido una oportunidad para el streaming, el cine independiente y las apuestas arriesgadas. No ha habido una mala cosecha (para la que está cayendo). La crepuscular Nomadland, la empoderada Una joven prometedora, el hedonismo salvaje de Otra ronda, la militancia inteligente de Judas y el Mesias Negro.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una gala lentísima, con discursos eternos y un ritmo cansino como hacía tiempo no se daba. Lo de hacer una gala que pareciera una película, se ha conseguido, si la película era Roma, de Alfonso Cuarón. 

A pesar de todo, la 93ª gala de los Oscar ha dejado varios momentazos, una alfombra roja reducida pero tremenda y, sobre todo, un protagonista inesperado con una historia igual de inesperada y dura: la dedicatoria del Oscar de Thomas Vinterberg a su hija fallecida. 

Ver resumen Ocultar resumen

Y cuando todo apuntaba a que el Oscar póstumo a Chadwick Boseman cerraría la gala más aburrida de los últimos años, saltó la sorpresa. Anthony Hopkins, cuya actuación en El Padre es la mejor del año, se lleva de forma justa su segundo Oscar (tras el que se llevó por Hannibal Lecter en El Silencio de los Corderos en 1991). 

Así, el actor británico se convierte en el más veterano en ganar un Oscar, con 83 años. La faena es que ha sido de los pocos que no ha acudido a la gala para recogerlo. 

Páginas