'Así nos ven' o cómo el racismo nunca acaba en EE.UU.

Esto es América, tal y como cantaba (y exhibía) en su videoclip el artistas Chidish Gambino. Estados Unidos o el racismo institucionalizado, la crueldad como modelo social, la absoluta falta de empatía. Un sistema penitenciario violento, vengativo y corrupto. Todo eso está en Así nos ven, emocionante y doloroso relato del caso de Los Cinco de Central Park

Corría el año 1989 y una joven ejecutiva blanca es hallada al borde la muerte en Central Park. La han violado y agredido brutalmente. Justo en la misma noche en que chavales de Harlmen han acudido al parque neoyorquino a ejercer lo que llaman wilding. A salvajear. A hacer el gamberro. A dar un par de patadas en el culo a los blancos que se encuentran a su paso. El contexto ideal para que chicos afroamericanos se convierta en perfectas víctimas propiciatorias para una fiscal sin escrúpulos y unos policías que quieren colgarse una medalla a toda prisa. Y con la preciosa colaboración de una prensa entregada a la versión oficial.

Así que cinco niños (el mayor tenía 16 años, el menor acaba de cumplir 14) fueron condenados y encarcelados durante años por un delito que no habían cometido.

¿Spoiler?

No. Porque lo importante de esta serie no es el desenlace sino contemplar como de minuciosamente el sistema despojó de sus derechos a un puñado de críos por haber nacido en un barrio pobre y tener la piel de color oscuro.

Y como Donald Trump, ya entonces, atizó el fuego piendo para esos chicos la pena de muerte. Pagando de su bolsillo una página que se publicó en todos los grandes medios. Asegurando en una rueda de prensa: "Odió a esas bestias". Y un tipo así, después de Obama, accedió a la Casa Blanca.

El fracaso de un país.

Eso cuenta (de modo magnífico) Así nos ven.

Una serie producida por Robert de Niro y Oprah Winfrey.

uno-de-los-detenidos-injustamente

La historia de una verguenza.

A destacar, sobre todo, las impresionantes interpretaciones de los chavales.

Pero lo importante es la historia. El testimonio de cómo destruir vidas de jóvenes negros sin que a casi nadie le importase nada. Porque la prensa, en esa ocasión, actuó como cómplice del sistema. Se necesitaban culpables de la violación de una mujer blanca. 

Y Estados Unidos siguió su camino de racismo institucionalizado.

Que no se acaba nunca.

ADEMÁS: 5 series que serán las series de este otoño

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Tic, tac, tic, tac... Para todos los seguidores de Juego de Tronos, los días, las horas, los segundos pasan muy despacio. La cuenta atrás para el estreno de la quinta temporada, previsto para el 12 de abril, se está haciendo eterna. Más aún si contamos que, desde verano, se han filtrado fotos, argumentos, vídeos y todo tipo de informaciones de la serie. Complicado aguantar tanto tiempo. 

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

No podía ser. La calma chicha que se respiraba en Alexandría, tenía que explotar por algún sitio y lo hizo por el más previsible: Rick Grimes. El sheriff de la comunidad no termina de hacerse a la vida tranquila. Mucho menos a la hipocresía de su gente. No saben lo que pasa fuera, pero tampoco lo que pasa dentro. Y lo que pasa, lo obvian. Eso no va con él. ¿Dejar que peguen a una mujer y a un niño por mantener al cirujano en Alexandría? De eso nada. 

Ver resumen Ocultar resumen

En el último capítulo de House of Cards ya se vio que a Underwood comienzan a salirle rivales hasta en su propia casa. Heather Dunbar (Elizabeth Marvel) ha decidido presentarse como candidata a las Primarias del Partido Demócrata y Frank es un remordimiento andante por no haber sido implacable con ella; por haberse humanizado y haber perdido la oportunidad de desbancarla de la carrera electoral.

Páginas