Así se 'peta' un móvil si das el número en directo en 'El Hormiguero'

Impresionante. Agobiante. Hipnótico. Faltan calificativos para describir el sencillo pero impactante experimento que hizo Pablo Motos este miércoles en 'El Hormiguero'. 

Acompañado de Antonio de la Torre y Bárbara Lennie, quienes presentaban su última película 'El Reino', Pablo Motos ofreció, como es habitual en el programa, un premio de 3.000 euros al público que veía el programa en directo. 

Para ganar, esta vez, tenían que mandar una foto, desde la cama y haciendo el símbolo del 3. Fácil. Para dar tiempo a la gente a hacer la foto, Pablo Motos esperó 30 segundos antes de dar el número de teléfono. Es decir, la avalancha de mensajes que iba a tener el móvil del programa, apuntaba a épica. ¿Por qué no compartirlo? Pues eso hicieron. 

ADEMÁS: A Pablo Motos le han dado un buen puñetazo en el ojo

Como si de una tienda de telefonía se tratara, pusieron el iPhone sobre un atril y le enfocaron, a la espera de que empezaran a llegar los mensajes. Para ello, dieron el teléfono al que enviar la foto y esperaron los siete segundos de retraso que hay entre la señal en directo y la emisión. Lo que pasó luego, te sorprenderá. 

Puedes ver la secuencia completa pinchando aquí. El momentazo comienza en el minuto 37

Cientos y cientos de fotos comenzaron a llegar al móvil. La campanilla de Whatsapp no paraba de sonar y, lo más curioso de todo, entraron llamadas y más de 500 mensajes de audio. Sí, había que mandar una foto y la gente llamaba y dejaba notas de audio. Luego dirán que nunca les toca nada. 

ADEMÁS: La (lenta) evolución de Pablo Motos

La cara de los dos invitados lo decía todo. Estaban alucinando con algo tan simple pero tan complicado de ver. Fue una cosa bárbara (Lennie). 

Al final, Álex fue el afortunado que se llevó la tarjeta con los 3.000 euros. El resto de público, la relajante imagen de ver pasar miles de Whatsapps y saber que no son para ellos. 

Fotos y vídeo: Atresmedia

Ver resumen Ocultar resumen

Han pasado más de tres años desde que Rosalía paralizara al mundo con El Mal Querer

Desde entonces, la cantante barcelonesa se ha convertido en una estrella global, se ha asentado en Los Ángeles pero no había sacado álbum nuevo

Ver resumen Ocultar resumen

El problema de base es que en un restaurante griego, situado en Colorado (Estados Unidos), alguien ha hecho guisantes con cosas y ha decidido llamarlo paella española.

No sólo eso, además lo ha compartido en redes sociales, en concreto en Facebook, que ahora pertenece a Meta, pero sigue oliendo a naftalina y de ahí ha llegado a Twitter.

Y claro, se ha liado.

Primero el tuiterismo fue en serio (¡hey, una paella es esto!) y luego llegó el desfase haciendo pasar croquetas por arroz valenciano y otros delirios.

Ver resumen Ocultar resumen

Hace ya casi un año que Donald Trump abandonó la Casa Blanca y, desde entonces, el mundo es un sitio mejor.

A pesar de los eternos cuatro años que el multimillonario estuvo como presidente de Estados Unidos, había algo por lo que sí merecía la pena verle a diario en televisión: Melania Trump. Existia (existe) algo en el carisma de esa mujer poderosa que salvaba (salva) su figura de la quema. Y una sospecha permanente de que su unión con Donald Trump no es del todo un mar en calma.

Páginas