La americana de Álvaro Zancajo que hizo estallar en risas a Twitter

Cuando quieres ir de guay y no aciertas a serlo, puede pasarte como a Álvaro Zancajo, que te pinten la cara. 

El presentador del Informativo 20H, en el Canal 24 Horas, quiso innovar con su look y acabó convirtiéndose en la comidilla de Twitter. El motivo no fue otro que una americana blanca que, además de pequeña, no quedaba nada bien en pantalla. 

El look boticario mola, pero en el contexto de una farmacia. A un Informativo, como que no le cae muy bien un color tan claro. Cómo sería la cosa, que en Twitter le elevaron a categoría de tendencia, y no precisamente por las noticias de las que informó. 


Desde gifs a memes, pasando por críticas puras y duras, Twitter lo gozó con uno de sus televisivos favoritos para colocar en el centro de la diana tuiteras. 







ADEMÁS: RTVE concede estatus de alto directivo a Álvaro Zancajo pese a que no le corresponde

Y es que, si Álvaro Zancajo hubiera ido a Cámbiame, habríamos entendido la apuesta por el blanco pero, visto lo visto, podemos afirmar que el fail fue épico. 

Fotos: RTVE y Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Madrid es libre. 

Por fin. 

Cualquiera diría que el PP no lleva gobernando 26 años en la Comunidad de Madrid, viendo la campaña que han hecho. 

Ver resumen Ocultar resumen

Lo saben bien quienes acuden al plató de Sálvame con asiduidad: la televisión es una trituradora de carne en la cual eres un personaje querido durante una o dos temporadas pero después, para amenizar la sobremesa, se te convierte en villano y te insultan por la calle. En el caso de Pablo Iglesias este mecanismo televisivo se llevó al extremo y el chaval con coleta tan simpático a cuyo domicilio vallecano acudió Ana Rosa Quintana se transformó últimamente en un ser demoniaco al cual Vicente Vallés exorcizaba casi todos los días.

Ver resumen Ocultar resumen

La vida sigue y, una vez superado el batacazo del progresismo en las elecciones madrileñas, Ismael Serrano ha salido en Zapeando y ha demostrado que el humor no tiene por qué decaer ni tan siquiera en momentos políticamente tan catastróficos para alguien de izquierdas como él. Oye, así es la existencia, una montaña rusa en la que hoy Salvador Illa ganas las elecciones en Cataluña (y no sirve para nada) y mañana las gana Ayuso en Madrid (y vaya si sirve). 

Páginas