Las dos sencillas soluciones de Ana Morgade y Leticia Dolera para el 8M

Si la Delegación del Gobierno de Madrid te prohíbe las manifestaciones del 8M, hazte un zumo. 

Vale que el dicho no es así, ni se le acerca, pero sirve para entender lo que está ocurriendo estos días previos al Día Internacional de la Mujer

Tras varios meses en los que las concentraciones de extrema derecha han sido habituales (cacerolas, mítines, homenajes...), el momento de prohibir concentraciones ha llegado, justo, el día más importante del año en lo que al movimiento femenino se refiere. 

ADEMÁS: Los personajes más poderosos del cine y las series

Obviamente, si la autoridad prohíbe, toca acatar aunque se esté en contra. Lo de saltarse las normas se lo quedan en exclusiva determinados sectores a los que, por cierto, la pandemia ha dejado más al descubierto que nunca, al igual que su impunidad. 

En tal caso, ¿qué se puede hacer el 8M? ¿Salir a aplaudir desde el balcón? ¿Videollamada? Para nada. Sin ir más lejos, Leticia Dolera y Ana Morgade han propuesto dos soluciones a cual más asumible para salir a la calle el 8M sin miedo a represalias, detenciones, ni cargas policiales. Bueno, lo último no se puede garantizar, como se ha visto también últimamente. 

"Yo no me iba a manifestar, se me ofreció y accedí". ¿Esto qué es? Pues esto se ha venido a llamar el Salvoconducto Abu Dhabi. Una bula no papal pero sí real que exime a todo ciudadano de la más mínima responsabilidad ética, moral y legal. 

Obviamente, es como la tarjeta para salir de la cárcel del Monopoly, sólo se puede usar una vez y, en este caso, Leticia Dolera tiene claro que lo haría el 8M. Algunos, emulando el mítico juego de Hasbro, la usarán para comprarse varias casas y hoteles en las calles de Madrid. 

ADEMÁS: El duro relato de Soraya Arnelas: "Fui una mujer maltratada"

Por su parte, Ana Morgade ha dejado las sutilezas de lado y ha optado por una solución más directa pero igual de efectiva. "No os agobiéis: si celebramos el día de la mujer nazi sí que nos dejan". 

Y las cosas como son, razón no le falta. Isabel Medina, "la nueva musa nazi", marcó el camino a seguir. Un outfit cuqui, ladeos eventuales de cabeza y un poco de decoración preconstitucional y ya tienes legalizada tu concentración. 

Ahora sólo queda saber cuál de las dos opciones acabará por concretarse o si se hará un combo de ambas, pues no son excluyentes las dos ideas. 

Foto: Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

"Por la República"

Ver resumen Ocultar resumen

Con el paso de los años, todo el mundo es susceptible de cambiar, sino que se lo digan a Federico Jiménez Losantos, que militó en el Partido Comunista durante los últimos años del franquismo y ahora... bueno, ahora no.

Páginas