Lecciones de (anti) periodismo por Javier Negre

Antonio Maestre ha enfurecido a Javier Negre, tertuliano que escribe en El Mundo y que opina contundentemente de lo que le pongan por delante (sea suceso, política o fútbol). El caso es que se le ha ocurrido señalar a Antonio Maestre la afinidad hacia VOX que percibe en la obra escrita y hablada de Javier Negre. Y, en concreto, se ha referido a una entrevista a Santiago Abascal que considera de inusitada amabilidad.

Hasta el punto de que Antonio Maestre ha comparado a Javier Negre con Ernst Hanfstaengl, periodista de la Alemania de Weimar que se puso al servicio del nazismo.por devoción hacia Adolf Hitler.

Convengamos en que Antonio Maestre ha incurrido en la ley de Goodwin sin necesidad siquiera de una larga discusión.

O sea, que comparar con el III Reich así, de primeras, es disparar con un bazooka.

Pero el caso es que Antonio Maestre la ha liado.

Respuesta de Javier Negre nº1:

¡Boom! Explosión de ira en toda regla. Resumen de la respuesta de Negra a Maestre: y tú más.  Bolivariano, cobarde, pecador de la pradera. Para ser un tertuliano curtido el nivel resulta bastante primario. Pero es que, además, este tuit contiente una lección de (anti)periodismo tremenda: "prefiero entrevistar a los que defienden España, que a los enemigos de ella". Aparte de lo mal escrito que está, el periodismo es entrevistar (adecuadamente) a todo el mundo, sin masajes ni inquina, planteando al entrevistado las preguntas que la opinión pública merece que el contesten. 

Aunque agárrense que vienen curvas.

Respuesta nº2 de Javier Negre a Antonio Maestre.

El comodín de Otegui como recurso facilón. Tampoco es que sea una lección positiva para quien quiera dedicarse al periodismo.

Y mucho menos si se le añade la iracunda respuesta nº3.

Claro que sí, recurramos al bullyng de patio de colegio como herramienta dialéctica para arrear un porrazo al de enfrente. ¿Cuántos bocadillos le tuvieron que robar a Antonio Maestre? Menudo tono. 

Aunque a los programas las cosas que dice Javier Negre les encantan y le llaman incansablemente. 

Y él opina y opina y en Twitter también.

Su línea editorial está clara.

Otra cosa es que un periodista insulte a otro y le diga que si le robaban el bocadillo de pequeño o insulte a Pablo Iglesias porque, oye, tal vez algún día tengas que entrevistar a Pablo Iglesias y entonces ¿qué? No sé. Un lío. El tertulianismo nos está poniendo el periodismo del revés.

En fin.

Esperemos que todo haya sido un calentón y Javier Negre y Antonio Maestre hagan las paces.

ADEMÁS: Cayetana Álvarez de Toledo, vida (y algún secreto) de la aristócrata que quiere salvar España

Ver resumen Ocultar resumen

La factura de la luz sigue su escalada demencial hasta cotas inimaginables y, obviamente, esa subida afecta más a unos hogares que a otros.

Para comprobar esta diferencia, Thais Villas ha vuelto a ir a un barrio rico y a otro obrero de Madrid, para preguntar por el asunto.

De media, la luz ha subido 130 euros en el recibo de cada hogar. La pregunta ha sido sencilla, ¿qué harían con esos 130 euros?

Ver resumen Ocultar resumen

Se retiró Sala Sálamo de Twitter pero no tanto. Sigue opinando, lo cual es saludable porque la actriz tiene una mirada libre y muy interesante sobre diversas cuestiones. Por ejemplo, esa llamada a través de redes sociales que algunos usuarios hacen a la gente famosa para que colabore en difundir mensajes positivios sobre salud mental.

Pero apunta Sara Sálamo a que resulta hipócrita defender de modo genérico la salud mental y luego participar en linchamientos contra famosos y famosas en Twitter.

Algo que ella conoce bien.

Ver resumen Ocultar resumen

Desolador panorama en Madrid y otros feudos populares de España con respecto a la vivienda y sus precios.

Tras el anuncio de la Ley de Vivienda, con la que el Gobierno Central pretende, entre otras cosas, controlar el precio de los alquileres, el alcalde de Madrid y la presidenta de la Comunidad de Madrid ya han avisado que no aplicarán tal ley y dejarán que los precios sigan disparados.

Lo realmente curioso, en el caso del edil, es que lo ha hecho con una soberbia y una sinceridad impropia de una decisión como la que ha tomado.

Páginas