Miguel Bosé cuenta cómo dejó las drogas y los espectadores no le creen

Miguel Bosé, uno de los famosos más buscados en los últimos meses, ha decidido que sea Jordi Évole, en Lo de Évole, quien le dé el altavoz que mucha gente lleva demandando para el cantante desde que arrancó la pandemia. 

Un periodista amable pero incisivo con el que Miguel Bosé se ha soltado y ha hablado de todos los temas que se han puesto sobre la mesa. Desde la muerte de su madre, a la de Bimba Bosé, pasando por los problemas con su padre o la relación con sus hijos. 

Obviamente, también se ha hablado del coronavirus y la postura del cantante ante las vacunas.

Curiosamente, el tema Covid-19, quizás el más interesante en el a priori de la entrevista, ha quedado en un segundo plano cuando Miguel Bosé ha hablado de las drogas. Y en concreto, de cómo se enganchó y cómo las dejó. Tanto una parte como otra han sido muy criticadas en redes sociales. 

ADEMÁS: Así gasta su dinero Dua Lipa

"He sido salvaje, eso sí. Drogas, sexo a lo bestia, tabaco, sustancias, hampa...", ha confesado. Una vorágine de vicio y desenfreno que comenzó con un "desamor. Esa noche me tomé mi primera copa, me metí mi primera raya y salió baratísimo. A partir de ahí sólo conocí la luna, la noche y la parte oscura de Bosé y de Miguel", añadía. 

Pero tras sus inicios en el mundo de la droga, han llegado las excusas para su consumo o, tomando el lenguaje político actual, el blanqueamiento de las sustancias. "Las drogas son unos estados que utilizados bien, dan mucho conocimiento y te dan, puntualmente, unas visiones de cosas que son interesante, revolucionarias, incluso. Pero cuando pasan a ser un consumo habitual, pierden ese sentido". 

Esta grosera y errónea afirmación ya le ha costado a Miguel Bosé tremendo rapapolvo tuitero. Algo lógico, cuando intenta relacionar creatividad con drogas. 

ADEMÁS: Así es Zayra, la polémica hija de Guti y Arancha de Benito

Ahora, lo más irresponsable de la entrevista estaba por llegar y, curiosamente, lo ha hecho con la historia de cómo dejó las drogas el cantante. 

"Me desperté un buen día (a principios de los 90) y dije "se acabó", ha comentado. Y aunque ha confesado que "lo he dejado todo todo hace siete años y que estuvo 20 años consumiendo", los tuiteros no le han dejado pasar la primera afirmación, pues consideran que alguien enganchado no deja el consumo de un día para otro, sino que requiere trabajo, esfuerzo y mucha fuerza de voluntad. 

Vamos, que se esperaba una entrevista polémica de Miguel Bosé y lo ha sido, pero no por las sustancias que todo el mundo pensaba. 

Fotos: Getty Images

Ver resumen Ocultar resumen

Nunca llueve a gusto de todos y cuando Ayuso habla, por mucho que arrase electoralmente, mucho menos. Y la entrevista que hizo Gonzo a Ayuso en laSexta no ha caído bien ni a una facción de la audiencia partidaria ni a la mayor parte de la audiencia detractora que posee la presidenta madrileña. Salvados es ahora otra cosa y los tiempos han cambiado. O por lo que sea.

La derecha fervorosamente proayusista ha criticado a Gonzo con la sal gruesa de quienes siguen pensando que laSexta es un nido de rojos.

Ver resumen Ocultar resumen

Madrid es libre. 

Por fin. 

Cualquiera diría que el PP no lleva gobernando 26 años en la Comunidad de Madrid, viendo la campaña que han hecho. 

Ver resumen Ocultar resumen

Lo saben bien quienes acuden al plató de Sálvame con asiduidad: la televisión es una trituradora de carne en la cual eres un personaje querido durante una o dos temporadas pero después, para amenizar la sobremesa, se te convierte en villano y te insultan por la calle. En el caso de Pablo Iglesias este mecanismo televisivo se llevó al extremo y el chaval con coleta tan simpático a cuyo domicilio vallecano acudió Ana Rosa Quintana se transformó últimamente en un ser demoniaco al cual Vicente Vallés exorcizaba casi todos los días.

Páginas