Cocinero despedido por pasarse de la 'raya' en directo

Hay bromas y bromas, y la que hizo Lubomir Herko no tuvo gracia alguna. De hecho, le ha costado el puesto... ¿Quién es Lubomir Herko? Pues, hasta hace poco, uno de los cocineros random que, a diario, salen en los programas matinales de cientos de canales de televisión. 

En este caso, el canal era Teleranode Eslovaquia y, como es habitual en estos formatos, mientras en plató debatían de lo humano y lo divino, conectaron con la cocina de marras, para ver cómo iban los preparativos. Y, visto lo visto, no iban mal. 

Chef-Thug-life

El bueno de Lubomir Herko tuvo la feliz idea de gastar una broma a la audiencia. Craso error. El chef cogió lo que podría ser harina, azúcar glass o vaya usted a saber, y empezar a cortarla como si fuera a esnifarla. No faltaba detalle. Tarjeta de crédito y un billetazo de 500 euros, para qué andar con tonterías, a modo de turulo. 

La cara del cocinero, para remate, no tiene precio. Esas caras de jujuju, qué picardías soy. Lo que acabo de hacerPues bien, lo que acababa de hacer era firmar su carta de despido. Y es que antes de llegar el final del día, Herko estaba en la calle. Lógico. Hay líneas (o rayas) que están prohibidas de traspasar en televisión y, en este caso, el despido está más que justificado. Di no a las drogas y a las bromas pesadas. 

Fotos y vídeo: Youtube

Ver resumen Ocultar resumen

Tamara Gorro se ha lanzado al mundo youtuber. Tiembla Rubius. Bajo su nombre fetiche, El Gorro de Tamara, la televisiva se lanza al mundo vídeos que tanto controla como lleva tiempo demostrando en Instagram. 

Ver resumen Ocultar resumen

Si alguien pregunta a este joven, cuál es su película favorita, que nadie dude será Dos tontos muy tontos. ¿El motivo? Una escena concreta, la de la lengua, que quiso imitar en el grifo helado de cerveza de un pub

Ver resumen Ocultar resumen

Quien no sepa cómo se las gastan en China con la publicidad, aquí tiene un ejemplo claro. Los creativos orientales saben que tienen que destacar, en un mercado saturado de comerciales, que llega a millones de personas. Algo parecido pasa en Japón, donde ya recopilamos los mejores anuncios de 2015

Páginas