El pasado en común de Suso y Sofía de Gran Hermano 16

Telecinco

Desde el minuto uno y como bien dijo Mercedes Milá iba a ser la edición de los secretos. Así, al poco de comenzar el programa, este domingo ya empezaron a destaparse alguno de los secretos que tan bien guardados estaba. 

Los empezó a conocer la audiencia y no tanto los inquilinos de la casa. Y es que algunos se quedaron con el secreto sólo para ellos y para los televidentes. Así, hubo una boda pero el resto de la casa la desconocía, una madre y una hija que lo son en realidad pero que no lo dicen; y a esa misma madre le añaden un hijo como Suso, pero que desconocen los demás. Todos lo secretos bien guardados, para que acaben saliendo a la luz.

Pero también hay otros secretos, que estaban algo ocultos, pero que los concursantes no tienen mucha intención de guardar bien escondidos. Y si la tienen, poco van a a poder hacer frente al poder de la hemeroteca y del vídeo. 

MYHYV y GH, unidos 

Al final, como se dice: el mundo es un pañuelo  y en el mundo catódico también. Eso lo demuestra la delgada línea que separa Mujeres y Hombres y Viceversa de Gran Hermano 16. Y es que hay dos nuevos concursantes que tienen una conexión pasada con el programa de Emma García. O bien de forma directa como es el caso de Suso o de forma secundaria como es Sofía. 

Sí Suso y Sofía tienen ya un pasado por los pasillos de Fuencarral. Sobre todo en el caso del barcelonés, que al igual que otros muchos chicos un día optó por entrar a MYHYV, pero se quedaron sin él. En su caso, fue hace algo más de un año. Se presentó en búsqueda del corazón de María (aquella tronista que dio origen al tritrono de Iván, Cristian y Manu) pero ella no vio nada en el barcelonés y prefirió que cogiera su moto de vuelta a casa.

Así que ambos, que comparten madre (uno en la ficción y otra real) también comparten pasado viceverso. En el caso de Sofía, que ha prestado a su madre Mayte a Suso para el reality -sin que él lo sepa- su pasado con los tronistas le llega por ser consorte. O mejor dicho, es pareja actual de José Blanquer, un ex pretendiente de Triana.  

¿Serán la primera pareja del año? 

Y José puede ser motivo de disputa. Porque Suso no sabe que Sofía tiene novio y apunta a que lo va a intentar con ella con todas sus fuerzas. Espera al menos que, en esta ocasión, tenga alguna oportunidad más que las que tuvo con María. Al menos, se libró de que le dejara plantado por Noel (supervivientes) como le sucedió al resto de pretendientes. 

Estos han sido los primeros secretos de dos de los nuevos participantes, que no se habían desvelado y que ya se conocen. Quizá forme parte de una estrategia del reality para que los espectadores tomen una posición activa e intenten encontrar más secretos. ¿Es Mayte la madre de Sofía? ¿Ha tenido Marina un niño hace un mes? Parece que ambos casos son ciertos, pero a buen seguro que más secretos como estos se intentarán destapar. 

Fotos: Mediaset/ redes sociales

Ver resumen Ocultar resumen

La relación de los Pantoja con Mediaset, en general, y de Kiko Rivera, en particular, es la más extraña desde que Michael Jackson comenzara a salir con Lisa Marie Preysler.

Desde hace más de una década, el clan de los Pantoja y sus satélites han sido habituales en la parrilla de Mediaset.

Es más, es complicado encontrar un sólo reality en el que no haya habido algún invitado del clan, incluyendo la matriarca, Isabel Pantoja, y Kiko Rivera, que ha pasado por unos cuantos.

Ver resumen Ocultar resumen

Netflix ha desvelado, por fin, el esperado  tráiler oficial de Insiders, el primer reality de Netflix en España.

El 21 de octubre, de la mano de Najwa Nimri (La casa de papel), conoceremos todos los secretos de este reality de convivencia en el que el espectador descubrirá una nueva forma de contar la realidad.

En un mundo en el que los concursantes de realities se las saben todas, ¿cómo conseguir que los participantes muestren su verdadera cara?

Ver resumen Ocultar resumen

Los reality shows llevan viviendo una época dorada en nuestro país desde que comenzó Gran Hermano allá por el año 2000. Y es que, aunque nos lo neguemos a nosotros mismos, todos somos un poco voyeurs y nos encanta saber lo que hacen los demás en su intimidad.

Páginas